Publicado 24/11/2021 12:37CET

La oposición critica la "incompetencia" del Principado con la ampliación de Cabueñes y urge una nueva licitación

Archivo - Hospital de Cabueñes de Gijón
Archivo - Hospital de Cabueñes de Gijón - EUROPA PRESS - Archivo

OVIEDO, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los grupos parlamentarios de la oposición han coincidido este miércoles en responsabilizar al Gobierno del Principado de que se ha declarado desierta la licitación de las obras de ampliación del Hospital Universitario de Cabueñes, al haber finalizado el plazo de presentación de ofertas y no haberse presentado ninguna empresa.

Los partidos representados en la Junta General critican la "incompetencia" del Ejecutivo del socialista Adrián Barbón por los "retrasos" en el proceso que han conllevado a la que licitación llegase en un momento de precios al alza con un presupuesto de hace tres años.

Ante la imposibilidad de que las obras se inicien este 2021, los grupos urgen al Gobierno a tramitar una nueva licitación para 2022, advirtiendo de que la demora de la administración conllevará sobrecostes.

Por su parte, la portavoz socialista, Dolores Carcedo, ha insistido en que el Gobierno es "el más interesado" en que salga adelante el proyecto de ampliación del Hospital de Cabueñes y se ha comprometido a buscar opciones para que las obras se desarrollen lo antes posible. Igualmente, dijo no tener constancia de que este asunto haya supuesto la ruptura de las negociaciones presupuestarias con Foro.

Al respecto, el portavoz de Foro, Adrián Pumares, ha asegurado que en su formación están "profundamente decepcionados y preocupados por la deriva de incompetencia del Gobierno" y considera "harto difícil" alcanzar un acuerdo presupuestario para 2022 después del incumplimiento de un compromiso tan importante como la ampliación de Cabueñes.

Adrián Pumares cree que el Gobierno de Adrián Barbón está "más preocupado de las fotos, los anuncios y el márketing que de hacer política". "Es una auténtica vergüenza", ha afirmado recordando que se lleva "más de una década a vueltas con el hospital".

"Este mazado dificulta llegar a acuerdos porque no se toman en serio esos acuerdos", advierte, lamentando que el Principado desoyera las advertencias del sector de la construcción sobre el riesgo de que la licitación quedase desierta.

PARA EL PP, "UNA TOMADURA DE PELO"

Para el portavoz adjunto del PP en la Junta General y presidente de los 'populares' de Gijón, Pablo González, la licitación desierta supone una "tomadura de pelo" a todos los gijoneses y asturianos.

Considera que la licitación se hizo "tarde y mal" después de conocerse que los Presupuestos Generales "arrinconaban" los intereses de Asturias.

Desde Ciudadanos, Sergio García entiende que la licitación desierta supone un "ejemplo evidente, lamentable y triste de lo que puede ser la tramitación de este Gobierno". "Exigimos que se pongan manos a la obra para que cuanto antes traten de paliar este prejuicio a la ciudadanía", ha dicho, recriminando la "mala gestión" por parte del Principado.

También crítico ha sido el portavoz de Podemos, Daniel Ripa, que cree que el Principado "se ríe de los gijoneses", con este proyecto que aparece en los presupuestos desde 2018 "sin avances". Por ello, entiende que los retrasos en la ejecución se deben "a falta voluntad política" o a que "los gestores son incompetentes", ya que se trata de una obra necesaria que cuenta con el apoyo de todos los grupos parlamentarios.

Ovicio Zapico (IU) considera esta situación, igualmente, "intolerable". "No se hizo el trabajo previo necesario para sacar a licitación esta obra", ha apuntado, alertando que se sacó con una cuantía "de cuatro años atrás". Por ello, insta al Principado a concretar un "itinerario posible, claro e inmediato" para que se licite la obra en el menor tiempo posible. "No se pueden tolerar más demoras", añadió.

Finalmente, el portavoz de Vox, Ignacio Blanco, entiende que el retraso en la licitación con precios de años anteriores hace "normal" que quede desierta. En ese sentido, entiende que el Principado actualizará los costes en la siguiente licitación y eso conllevará unos sobrecostes del 30%.

Contador