El padre acusado de matar a su hijo en SMRA acepta 5 años de cárcel

Publicado 18/12/2018 12:59:40CET

OVIEDO, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El padre acusado de matar a su hijo en 2017 en San Martín del Rey Aurelio se ha declarado culpable de los hechos por los que le acusaba el Fiscal y ha aceptado una condena de 5 años de cárcel. El acuerdo reconoce que el hombre cometió el homicidio "en un arrebato, sobrepasado por la situación y porque temió por la vida de su esposa, de su otro hijo y por la suya propia".

Según ha informado la Fiscalía en nota de prensa, el padre habría matado a su hijo en noviembre de 2017 en San Martín del Rey Aurelio, tras una violenta discusión en la que el fallecido había amenazado de muerte a su familia.

La sentencia, ya firme, se dictó este martes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial, con la conformidad de las partes, que únicamente ratificaron el acuerdo que ya habían alcanzado previamente.

Según se declaró probado, la víctima se comportaba de forma violenta con su familia de modo habitual e incluso había tenido una orden de alejamiento respecto de su padre, a quien había intentado ahogar mientras dormía.

También se declaró probados que sobre las 13.00 horas del 2 de noviembre de 2017, el acusado se encontraba en su domicilio en la localidad de Lantero, en San Martín del Rey Aurelio, en compañía de su esposa y de sus dos hijos preparando todo para empezar a comer juntos. En un momento dado, uno de sus hijos comenzó discutir con su hermano, que trabaja en un taller de coches, por un trabajo de pintura que había realizado a su vehículo, increpándole, diciéndole que era "un mierda".

La víctima llegó a pegarle un puñetazo a su hermano en la cara, para acto seguido agarrar el mantel y tirar todo lo que estaba en la mesa. Fue entonces cuando el acusado le dijo que se fuera de casa y que "les dejara vivir en paz", dado que este tipo de comportamiento violento con toda la familia era habitual en la víctima, pues les tenía "atemorizados". Incluso llegó a tener una orden de alejamiento de su padre hacía tiempo por una agresión en el domicilio familiar, ya que mientras su padre estaba durmiendo en el sofá intentó ahogarle.

Acto seguido, la víctima salió de la vivienda diciendo "estáis todos muertos, hijos de puta", quedándose inmóvil fuera de casa, cerca de la puerta de entrada en actitud amenazante, como esperando a que saliese alguien de la casa.

El acusado, que temió por su vida y la de su familia, se vio sobrepasado por esa situación, y sin saber cómo, se ausentó de la cocina para ir al bajo cubierta de la casa a coger un rifle, que poseía por ser cazador, y se dirigió hacia las escaleras del exterior de la casa, hacía donde había ido su hijo, que se encontraba mirando hacia la puerta de la vivienda.

Una vez frente a él, le disparó hasta en dos ocasiones, llegando a alcanzarle en primer lugar en el antebrazo izquierdo y en segundo lugar en el hemitórax derecho, volviendo a efectuar un disparo, que le alcanzó la cabeza. Esta lesión fue mortal de necesidad, lo que le provocó un traumatismo craneoencefálico, parada cardio-respiratoria de origen central, y destrucción de centros vitales que le ocasionó la muerte.

El acusado, tras llamar a la Policía después de ocurrir los hechos, fue detenido el mismo día 2 de noviembre de 2017, e ingresado en prisión provisional por auto de 4 de noviembre de 2017 del Juzgado Primera Instancia e Instrucción nº 1 de Pola de Laviana. El fallecido no tenía mujer ni hijos, y su madre y su hermano han renunciado a cualquier tipo de indemnización por estos hechos.