Piden 4 años y 3 meses de prisión para una madre por llevarse a su hija a Portugal sin consentimiento del padre

Publicado: miércoles, 28 mayo 2014 13:20

El Fiscal acusa igualmente del delito de sustracción internacional de menores a la pareja sentimental de la madre y a sus padres

OVIEDO, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita una pena de cuatro años y tres meses de prisión para una mujer por llevarse a su hija a Portugal sin el consentimiento del padre de la menor. La madre de la pequeña está acusada igualmente de un delito de desobediencia a la autoridad. La vista oral se celebrará este jueves, 29 de mayo de 2014, en el Juzgado de lo Penal número uno de Avilés, a las 9.30 horas.

Asimismo, el Ministerio Público solicita también prisión para la pareja sentimental de ésta y sus padres. Para ellos solicita una pena de privación de libertad de tres años y seis meses para cada uno.

La acusada es madre de una niña, nacida en 2007. Tras divorciarse los padres de la menor, la Audiencia Provincial de Asturias otorgó en 2012 la guarda y custodia de la pequeña al padre, cuestión que se le notificó convenientemente a la acusada. No obstante, la mujer no atendió a los requerimientos judiciales para que entregara a la menor.

La Fiscalía sostiene que la mujer, con el previo concierto de su compañero sentimental, también acusado, el 9 de noviembre de 2012, sin el consentimiento expreso del padre de la niña y sin causa justificada, abandonó el domicilio familiar y se marchó con la menor a Portugal, donde fueron localizados por las autoridades policiales portuguesas en el mes de agosto de 2013. Fueron detenidos el 9 de septiembre de 2013.

Ese mismo día, el 9 de noviembre de 2012, también abandonaron su domicilio los padres de la acusada, quienes se concertaron con ella y su pareja para facilitarles la huída a Portugal y el apoyo personal y económico que precisaron para la supervivencia allí, hasta que fueron detenidos. En concreto, la menor permaneció inicialmente con su madre, la pareja de ésta y sus dos hermanos (hijos de su madre y su nuevo compañero) y después lo hizo con sus abuelos maternos, que la mantuvieron oculta y sin escolarizar.

La Fiscalía mantiene que la menor, a consecuencia de estos hechos, presenta una adaptación funcional a los cambios, sin constatarse en la actualidad sintomatología de carácter psicopatológico o conductual compatible con secuelas psicológicas. Las acciones realizadas por el ámbito familiar materno implican un alto riesgo para el desarrollo emocional de la menor y la conformación de su identidad familiar, sin que en el momento actual pueda preverse la repercusión en su desarrollo integral a medio-largo plazo.

La Fiscalía considera que los cuatro acusados son autores de un delito de sustracción internacional de menores del artículo 225 bis 1, 2 y 5 del Código Penal.

Más información