Publicado 17/01/2022 19:53

El Principado dice que no renuncia al trazado de alta velocidad hasta Gijón pero que la prioridad es la variante

Archivo - Vías de tren
Archivo - Vías de tren - EUROPA PRESS - Archivo

Dicen que la adaptación del tendido desde Campomanes hasta Gijón "apenas tendría efectos sobre la duración del tiempo de viaje"

OVIEDO, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del Principado de Asturias ha afirmado que no renuncia a que el trazado ferroviario entre Campomanes y Gijón se adecúe en el futuro a la alta velocidad, si bien matiza a continuación que su prioridad es la puesta en servicio de la variante de Pajares (la futura línea ferroviaria que unirá Asturias con León) en los plazos previstos, es decir a inicios de 2023.

"La entrada en funcionamiento de la variante permitirá una importante reducción del tiempo de viaje entre Asturias y Madrid: quedaría en unas tres horas y media desde Gijón y unas tres horas desde Oviedo", han explicado fuentes del Gobierno asturiano.

Los responsables del Ejecutivo autonómico querían clarificar así la situación ante las noticias de que de momento no se contempla un corredor de AVE que llegue a las principales ciudades asturianas: Oviedo, Gijón y Avilés. Son varios las fuerzas políticas de la oposición asturiana que han exigido explicaciones.

"Tener un corredor exclusivo para la alta velocidad desde Pola de Lena a Oviedo y Gijón tiene técnicamente un coste tanto económico como medioambiental muy alto", han explicado desde el Gobierno.

Con independencia de las características del trazado, aclaran desde el Gobierno de Asturias, que la apertura de la variante no implicará la necesidad de hacer transbordo alguno. "Esto es muy importante dejarlo claro: un pasajero que suba al tren en Gijón u Oviedo seguirá en el mismo convoy hasta Madrid. Las adaptaciones a los trazados se realizarán por medio de los correspondientes intercambiadores de ancho de vía, que ya están previstos", han asegurado.

La entrada en servicio de la variante será, así, el "auténtico hecho diferencial" en la mejora de las comunicaciones ferroviarias de Asturias.

La adaptación posterior del tendido desde Campomanes hasta Gijón, alegan, apenas tendría efectos sobre la duración del tiempo de viaje, más si tenemos en cuenta que las posibles paradas intermedias impedirían en la práctica que el tren alcanzase su velocidad máxima.

Argumentan que las condiciones de circulación de los trenes de Alta Velocidad hacen que los 30 kilómetros que separan Oviedo y Gijón (paradas indiscutibles de los trenes de larga distancia) sean insuficientes para que éstos pudieran alcanzar velocidades comerciales de alta velocidad si contaran con una infraestructura diseñada para tal propósito. La razón es que necesitan una distancia mínima de salida y acceso a las estaciones desde que alcanzan la velocidad punta.

Sobre ese criterio, añaden, se ha abordado el estudio informativo de la variante de Villabona (situada en el tramo Oviedo-Gijón) que, en vez de limitarse a una variante exclusiva para la línea de alta velocidad, viene a buscar una solución que facilite el tráfico de los servicios de larga distancia y alta velocidad entre las estaciones de Oviedo y Gijón; servicios directos de cercanías entre Oviedo y Gijón aumentando la capacidad de la vía y disminuyendo los tiempos de viaje de estos servicios a unos 18 minutos; nuevos servicios directos de cercanías en ancho ibérico entre Gijón y Avilés sin inversión de marcha; y potenciar los servicios de mercancías a los puertos asturianos, independizando los tráficos y evitando el actual cuello de botella que obliga a compaginar tráficos.

Esa planificación que el Ministerio de Fomento tiene en la última fase de redacción antes de su exposición pública es el paso inicial para poder desarrollar el proyecto constructivo y ejecutar la obra, han indicado.

En el caso del tramo Pola de Lena-Oviedo, la orografía y la existencia de varias explotaciones mineras en el macizo de Riosa condicionaron las soluciones técnicas del estudio informativo publicado en 2015 por el ministerio, en el que se elevaba a los 1.150 millones la inversión mínima necesaria para que el trazado de prestaciones de alta velocidad y alta complejidad técnica llegara a Oviedo.

En el tramo Oviedo-Gijón, Asturias necesita poder potenciar no solo los tráficos de Alta Velocidad y larga distancia entre Pola de Lena y Oviedo sino mejorar la capacidad de la red de mercancías y cercanías. Esto pasarçoa por poder realizar microvariantes, con menor impacto económico y medioambiental que permitan homologar el tramo a la los estándares de la red de autopistas ferroviarias europeas, indican desde el Principado.