Publicado 20/06/2021 12:05CET

El Principado impulsa seis proyectos de grandes consorcios público-privados para mejorar la salud y reducir emisiones

Archivo - El director general de innovación del Gobierno de Asturias, Iván Aitor Lucas.
Archivo - El director general de innovación del Gobierno de Asturias, Iván Aitor Lucas. - GOBIERNO DE ASTURIAS - Archivo

OVIEDO, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno del Principado de Asturias impulsa seis proyectos de grandes consorcios público-privados para mejorar la salud y reducir emisiones. En concreto, seis grandes consorcios público-privados serán los encargados de desarrollar las primeras Misiones Científicas de Asturias, según indican desde el Ejecutivo en nota de prensa.

La Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad ha comunicado la resolución provisional de los proyectos que recibirán financiación y que se enmarcan en las dos líneas elegidas en el programa regional: longevidad y envejecimiento activo, y reducción de emisiones y gases de efecto invernadero.

De este modo, "Asturias es la primera comunidad autónoma en poner en marcha el programa Misiones Científicas, adaptando el modelo de la convocatoria nacional a un sistema de colaboración público-privada alineado con las estrategias europeas de innovación".

A esta primera edición se presentaron 19 consorcios con otros tantos proyectos y, tras un proceso de evaluación, se han seleccionado seis. El Principado financia con 800.000 euros el desarrollo de los planes piloto, que deberán estar listos antes de final de año.

Cerca de un centenar de empresas, centros tecnológicos y de investigación, instituciones y colectivos profesionales se han unido en consorcios para trabajar en proyectos innovadores que tienen como reto mejorar la salud o combatir las emisiones contaminantes. Cada consorcio está liderado por una empresa, a la que se suman socios beneficiarios y colaboradores que aportarán conocimiento y tecnología.

Las propuestas incluyen actuaciones muy variadas, con un fuerte peso de la digitalización, el uso de la inteligencia artificial, sensorización, impresión 3D, medicina y alimentación personalizada, desarrollo de nuevos materiales biodegradables, recuperación de materias primas esenciales y el estudio sobre el hidrógeno, entre otros.

En la misión relativa a 'Longevidad y envejecimiento activo', el objetivo es "aumentar el porcentaje de personas que vive de forma autónoma durante más años y con mayor calidad de vida".

Los tres consorcios beneficiarios están integrados por 27 empresas e instituciones y una veintena de colaboradores. Los proyectos van desde la impresión en 3D de un corsé a medida para el tratamiento de una enfermedad de espalda, la elaboración de un mapa del microbioma en personas mayores para avanzar hacia una alimentación personalizada, o la puesta en marcha de un LabAging, un laboratorio para el estudio de la problemática relacionada con el envejecimiento en Asturias y enfocado hacia la medicina preventiva.

La misión referida a la 'Reducción de emisiones y gases de efecto invernadero', busca desarrollar en Asturias "las tecnologías necesarias para la reducción de emisiones contaminantes".

En este ámbito, los consorcios están integrados por 31 empresas e instituciones, con cerca de una treintena de colaboradores. Los proyectos piloto incluyen la creación de un observatorio de emisiones de gases de efecto invernadero, la fabricación de bioplásticos a partir del procesamiento de residuos, la recuperación de materias primas estratégicas dentro de la economía circular y el estudio sobre materiales y tecnología vinculada con la industria del hidrógeno.

El director general de Innovación, Iván Aitor Lucas del Amo, considera "un éxito esta primera convocatoria, sobre todo por la cantidad de instituciones y empresas que se han sumado".

"En cada consorcio hay grandes compañías líderes en su sector y pequeños negocios, así como grupos de investigación, institutos y centros pertenecientes a la Universidad de Oviedo, a la Finba y el Instituto de Investigación Sanitaria, y al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), además de los cuatro centros tecnológicos de Asturias y numerosos colectivos y colegios profesionales", comenta.

Lucas del Amo asegura que una de las cuestiones más importantes es "la generación desde Asturias de conocimiento y avances tecnológicos que podrán comercializarse o exportarse". El objetivo, resume, es que estos consorcios "prueben que su proyecto es válido con el plan piloto y luego puedan optar a financiación nacional y europea".

Finalizado el proceso de alegaciones, próximamente se publicará la resolución definitiva. Será cuando concluyan los trámites administrativos pertinentes para que se constituyan oficialmente los consorcios y se pueda iniciar el trabajo.