El Principado niega que haya habido "puertas giratorias" entre los exaltos cargos autonómicos

El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez
GOBIERNO DE ASTURIAS
Actualizado 01/10/2018 19:00:14 CET

OVIEDO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, ha negado este lunes que haya habido incompatibilidades --puertas giratorias-- entre los exaltos cargos autonómicos, al menos en las tres últimas legislaturas, y ha acusado a Podemos de "lanzar basura" acusando de estas prácticas a personas que ocuparon puestos de responsabilidad en el Gobierno asturiano "sin demostrar nada".

Durante su comparecencia en la Comisión de Presidencia en la que se ha abordado el cumplimiento de una moción presentada por Podemos sobre esta materia, Martínez ha asegurado que entre las 266 declaraciones presentadas por exaltos cargos del Principado durante la octava, novena y décima legislatura, no se han detectado irregularidades de acuerdo con la ley de incompatibilidades, actividades y bienes de los Altos Cargos de 1995.

A Podemos le ha reprochado que hayan sido "incapaces" de demostrar que haya puertas giratorias en la Administración asturiana, animando al parlamentario Daniel Ripa a acudir a las instancias que considere si cree que ha habido incompatibilidades en algún caso "sin ensuciar el buen nombre de personas que han dedicado gran parte de su vida a la política". "Si tiene algo que demostrar, demuéstrelo", le ha emplazado.

En cuanto al cumplimiento de la moción, el consejero ha explicado que "buena parte de la moción" se ha cumplido "en todos sus extremos", señalando también que la norma sobre la que se sustentaba esta moción, la de 1995, está derogada tras la reciente aprobación de la nueva ley de Transparencia y Buen Gobierno.

En este punto ha afeado al diputado de Podeomos Daniel Ripa que su grupo se haya abstenido en la votación de esta ley. "Ustedes se abstienen porque es una gasolina que querrían tener siempre", ha aseverado.

El diputado de Podemos, por su parte, ha criticado que el Principado no haya analizado si hubo o no puertas giratorias. "Si no evalúan lo que pasa dos años antes y dos años después, difícilmente van a encontrar irregularidades", ha señalado. Así, ha explicado que los altos cargos que se van a la empresa privada tras finalizar su etapa en la vida pública, se van a los seis meses o al año.

Durante el turno de fijación de posiciones, la diputada de Ciudadanos Diana Sánchez ha recordado a Ripa que "es obligación de todos" notificar cuando se tiene conocimiento de un alto cargo que entra en el consejo de alguna empresa. "Hay que ponerlo en conocimiento de quien puede iniciar el proceso sancionador", ha insistido, para cargar contra la "persecución" a los políticos que regresan a la iniciativa privada. De ir por ese camino, ha señalado, provocarán una "funcionarización" de la política, ya que los funcionarios tienen su puesto de trabajo asegurado.

Desde Foro, el diputado Pedro Leal ha acusado a Podemos de caer en la "demagogia" en torno a las puertas giratorias, reprochando a Ripa que "tire la piedra y esconda la mano" al hablar de puertas giratorias "sin pruebas". Esta demagogia, ha alertado, puede desmotivar a quienes quieren ejercer la política porque "siempre estarán en el punto de mira". "Flaco favor hacemos si andamos con esta demagogia pura y dura", ha aseverado.

El diputado del PP Rafael Alonso, por su parte, ha señalado que la nueva ley de Transparencia amplía los controles y las incompatibilidades, y ha señalado que, si bien "hay que tratar de evitar el efecto peyorativo de las puertas giratorias", ello no debe convertirse "en un rigor excesivo que provoque el rechazo a una actividad".

Por parte del PSOE, José Marcos Gutiérrez ha cargado contra Podemos por perseguir únicamente "mostrar su fiscalización del poder". Les ha reprochado que "les da igual que se cumpla o no" una ley como la de Transparencia, porque solo les interesa "que se muestre que están controlando".