Sistemas de seguridad avanzados evitarían el 28% de los accidentes de tráfico en Asturias

Actualizado 20/07/2014 10:51:49 CET
Mapa de los fallecidos que se podrían evitar con los sistemas de seguridad
Foto: FUNDACIÓN LÍNEA DIRECTA

Los asturianos priman la seguridad a la hora de comprar un vehículo

   OVIEDO, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El 28 por ciento de los accidentes de tráfico se podrían evitar cada año en Asturias con el uso de sistemas tecnológicos de seguridad avanzados en los coches, según un estudio de la Fundación Línea Directa. Así, los cuatro sistemas más eficaces --frenado de emergencia autónomo, ayuda al mantenimiento del carril, detección de fatiga y monitorización de ángulos muertos--, evitarían nueve fallecidos al año en la región (el 22 por ciento).

   La principal conclusión del estudio 'Los sistemas tecnológicos avanzados para la prevención de accidentes de tráfico' recogido por Europa Press, es que estos sistemas podrían evitar más del 22 por ciento de los accidentes mortales que se producen cada año en España. Es decir, esta tecnología salvaría la vida de 420 personas todos los años. A nivel nacional su uso combinado reduciría en casi 23.000 los accidentes con víctimas cada año (un 27,5 por ciento).

   A pesar de ello, el 96 por ciento de los conductores españoles desconocen estos sistemas de seguridad, que trabajan en paralelo para "tomar conciencia del entorno" y actuar de manera autónoma, tratando de anticiparse al accidente. En el caso de Asturias, el 84 por ciento de los conductores desconocen estos sistemas por sus siglas y el 44 por ciento no saben si su vehículo cuenta con alguno de ellos.

   Por comunidades, Asturias es la cuarta comunidad donde menos se reduciría el número de fallecidos, con nueve, tan solo superada por La Rioja, Cantabria y Navarra. Por su parte, Cataluña es la comunidad donde más muertos se salvarían con esta tecnologías, concretamente habría 75 muertos menos.

LA SEGURIDAD NO ES PRIORIDAD EN LA COMPRA

   A la hora de comprar un vehículo el estudio refleja que Asturias es la única comunidad en la que prima la seguridad, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, donde tienen prioridad un buen precio y un menor consumo.

   A pesar de ello, uno de cada cuatro españoles estaría dispuesto a pagar más de 1.000 euros por incorporar en su coche esta tecnología. Por el contrario, el 20 por ciento de los encuestados piensan que estos sistemas solo sirven para encarecer el precio final.

   El informe analiza los 83.115 accidentes con víctimas (heridos leves, graves y fallecidos) registrados en 2012, y se centra en los sistemas de conducción preventiva más eficaces en la reducción de la siniestralidad según los estudios de 'EuroNCAP'. Además se ha tenido en cuenta la oferta disponible en el mercado de 22 marcas de coches, que representan el 77 por ciento de los turismos matriculados en el último ejercicio.