Condenado a 15 meses de prisión el llanisco que dejó morir a sus animales a los que tenía desatendidos

El acusado por maltrato animal sentado en el banquillo de los acusados.
EUROPA PRESS
Actualizado 12/01/2019 10:09:45 CET

   OVIEDO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Magistrada titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Oviedo ha condenado a un vecino de Llanes a 15 meses de prisión y cuatro años de inhabilitación para la tenencia de animales por un delito continuado de maltrato animal doméstico o amansado, a los que dejó fallecer en cuadras de Llanes por falta de agua y alimentación.

   El juicio se celebró el pasado mes de diciembre y durante el mismo varios testigos explicaron la lamentable situación en la que se encontraban los animales propiedad del condenado. La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial.

   Fiscalía solicitaba una condena de 13 meses de prisión y 3 años de inhabilitación para la tenencia de animales, mientras que la acusación particular ejercida por la Asociación Mundo Vivo y representada por la letrada Laura de Pedro, de Cantábrico Abogados, pedía para el procesado una pena de 16 meses de prisión y 5 años de inhabilitación.

   Tras conocer la sentencia la letrada ha mostrado su satisfacción por la misma y ha destacado que "se trata de una sentencia pionera en Asturias, y eso siempre es importante, sobre todo porque posibilita darles protección y voz a los indefensos, que en este caso son los animales".

   "Creo que no podemos mirar a otro lado cuando pasan cosas de estas, y para eso Mundo Vivo es una entidad que pelea sin descanso", ha manifestado la letrada.

DECLARACIONES DEL ACUSADO

    Durante la vista oral, el ahora condenado aseguró ante la juez que cuidaba a los animales "diariamente y les daba de comer y beber todos los días". Por contra, la persona que alertó de la situación --un trabajador que desde el tejado en el que trabajaba veía la cuadra-- explicó ante el tribunal que lo hizo tras observar que los animales estuvieron durante quince días encerrados sin que nadie se acercase a la cuadra, excepto una tarde en la que vio al acusado llevar una bolsa de barras de pan, y compartiendo espacio con otros animales muertos.

    El acusado únicamente ha reconocido que tuvo dos ovejas muertas en la finca durante dos días porque no tenía dinero para llamar al transporte que las debería recoger, pero ha negado el resto de los hechos descritos por el fiscal.

   Así ha manifestado que si la policía no encontró rastro alguno de comida ni agua cuando fueron a la finca era porque comían fuera de la cuadra, en el suelo de la finca y ha atribuido la aparición de gallos muertos al ataque de "alguna alimaña".

Contador