Actualizado 10/04/2014 16:20 CET

Las carreteras cántabras presentan un deficiente estado del firme

Carretera
ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE LA CARRETERA

SANTANDER/MADRID, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las carreteras cántabras presentan un estado "deficiente" del firme y de la señalización vertical y barreras de seguridad, aunque la horizontal es "aceptable", al igual que los elementos de balizamiento, según un estudio de la Asociación Nacional de Carreteras (ANC).

Así, según el informe, que se ha presentado este jueves, la Comunidad Autónoma obtiene 144 puntos de un máximo de 400 en valoración del estado del firme y una calificación de "deficiente", por debajo de la media nacional, que es de 161.

En cuanto a la señalización vertical, Cantabria logra 4 puntos sobre 10, lo que también la sitúa como "deficiente" y por debajo de la media del país, que es de 4,2 puntos.

Por lo que respecta a la señalización horizontal, el estudio la valora con una puntuación de 5,3 y la clasifica como "aceptable". La media nacional en este concepto es de 5,2.

Otro indicador analizado en el estudio, titulado 'Necesidades de inversión en conservación', son las barreras metálicas de seguridad, donde Cantabria obtiene 4,7 puntos y una calificación de "deficiente", si bien por encima de la media nacional, que es de 4,6.

Sobre el estado de los elementos de balizamiento, su nivel en la Comunidad es "aceptable", con un 5,5 sobre una media de 5,9.

DATOS NACIONALES

Según este estudio, las carreteras españolas en su conjunto presentan un déficit de inversión en conservación de 6.200 millones de euros, dado el grado de deterioro "sin precedentes" que presentan, el peor desde al menos 1985, según la ANC.

De la inversión necesaria para devolver las vías a una situación óptima, 4.205 millones corresponden a los requerimientos de conservación de las carreteras autonómicas y los 1.994 millones restantes, a los estatales.

El estado del firme y los pavimentos, la situación de las señales y la iluminación, constituyen los principales problemas de las vías españolas. Según la AEC, ello repercute en la seguridad víal, en la competitividad interterritorial, en los costes de reparación de los vehículos y en la contaminación.

"Tan sólo un golpe de timón en los Presupuestos de 2015 evitaría la debacle del patrimonio viario", asegura el presidente de la asociación, Juan Lazcano, quien solicitó al Gobierno que "implemente un Plan PIVE para las carreteras españolas" y que consolide una asignación presupuestaria anual al mantenimiento de la red.

BACHES Y GRIETAS.

De la inversión total que la AEC calcula para reparar las carreteras, el 94% del total, unos 5.828 millones de euros, corresponde a la mejora de los pavimentos.

Según el estudio, tres de cada cuatro kilómetros de carreteras (el 72% de la red) presenta grietas y uno de cada tres (el 38%), baches y deformaciones. En el ámbito autonómico, sólo aprueban en este sentido las vías de Extremadura y el País Vasco, mientras que en el lado opuesto, y las peores se localizan en La Rioja y Aragón.

En cuanto a las señales, la asociación estima que es preciso reponer un total de 330.000, unas 83.000 de la red estatal y otras 247.000 de la autonómica, dado que han superado los siete años de antigüedad, el periodo de garantía que ofrecen sus fabricantes. Además, estima que sería preciso repintar las marcas viales de 52.000 kilómetros.

Por lo que a la iluminación respecta, el informe indica que el 82% de las luminarias de las carreteras registran rasgos de iluminación inadecuada, un 16% por exceso y el 66% por defecto.

La Asociación Española de la Carretera ha realizado su estudio en el segundo semestre de 2013 por diez evaluadores, que analizaron 3.000 tramos de carreteras, de cien kilómetros de longitud cada uno.