Codirector del IECAH tacha de "hipócrita" e "incoherente" la reacción de Europa ante los conflictos en Oriente

Publicado 27/08/2015 17:43:46CET
Jesús Núñez,codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Human
PABLO HOJAS/UIMP

Núñez considera que no habrá paz en el Mediterráneo sin incluir en el "esquema" europeo el Magreb, Oriente Próximo y Oriente Medio

SANTANDER, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

El codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (Iecah), Jesús Núñez, ha tachado de hipócrita e incoherente" la actitud de la Unión Europea ante los conflictos en Oriente Medio, y ha opinado que no habrá paz y prosperidad en el Mar Mediterráneo mientras los Estados miembro de la Unión Europea (UE) no entiendea que este mar "es muy pequeño y que lo que hay al otro lado --el Magreb, Oriente Próximo y Oriente Medio-- tiene que ser incorporado el esquema" europeo en materia de seguridad.

Así, Núñez ha asegurado que mientras que esto no ocurra "sólo se pondrán parches que nos hacen más hipócritas e incoherentes cada día" por tratar de "poner puertas al mar". "Los países europeos siguen sin entender que la mejorar manera de defensa de sus intereses es la defensa de los principios y valores" democráticos, ha reivindicado.

Durante su intervención en el seminario 'Quo Vadis Europa III? Nuevo ciclo político: crecimiento, energía, clima y vecindad', que se celebra esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ha asegurado que la política exterior, de seguridad y de defensa de los Estados miembro se caracteriza por "la distancia enorme" entre la defensa de sus intereses en la seguridad del suministro energético y la de los valores democráticos.

También ha indicado que "parece que discursivamente hemos entendido que para que Europa esté segura necesitamos un mundo mejor", para lo que ha abogado por comenzar, precisamente, por los países situados en la periferia mediterránea.

Núñez, que también es presidente del Comité Español de la Administración de Naciones Unidas de Socorro y Reconstrucción (UNRRA), ha denunciado, por ello, la mentalidad "cortoplacista" de los gobernantes europeos que, en su opinión, "entran en un esquema en el que les vale lo que tienen ahora, aunque mañana se pueda convertir en un problema" y ha citado como ejemplo al dictador libio Muammar el Gadafi.

Asimismo, ha lamentado que los gobernantes europeos prefieren "ser cabeza de ratón y no cola de león", y ha criticado que la UE "sigue siendo un adolescente que se pregunta qué quiere ser de mayor" en el ámbito de la política exterior y estratégica.

"Nos levantamos por la mañana criticando a Estados Unidos por ser prepotentes e imperialistas y nos acostamos por la noche sabiendo que alguien se quedará despierto y vigilando (EE.UU.). Seguimos dependiendo de la paga del fin de semana porque no hemos querido asumir la edad adulta", ha afirmado.

LA UE, "ATRAPADA" CON LA "MAL LLAMADA" PRIMAVERA ÁRABE

Además, Núñez se ha referido a la, en su opinión, "mal llamada Primavera Árabe" porque "sólo cuatro de los 22 países árabes que existen en el mundo cambiaron de gobernante" con esta oleada de protestas que se inició en Túnez, por lo que ha considerado que esta denominación "queda un poco grande".

Sobre este fenómeno, ha asegurado que la UE se ha quedado "atrapada" porque esas sociedades reclaman "dignidad, libertad y trabajo", ante lo que Occidente dice que "todo eso está bien", pero lo que en principio parecía "una buena noticia" se ha convertido en elecciones en la zona ocupada de Palestina o en Egipto, donde han ganado los "islamistas radicales de Hamás y los Hermanos Musulmanes, tipos barbudos que a lo mejor no quieren jugar a nuestro juego".

En este sentido, ha incidido en el interés que tiene Occidente de "mantener el 'status quo' de esos países, donde "hemos puesto" a gobernantes en territorios "fragmentados" como Irak, Líbano --"un invento de Francia"--, Kuwait --"un invento de Gran Bretaña"--, Jordania --"el colmo de los colmos"-- o Arabia Saudí --"lo más impresentable del mundo árabe"--, que tiene la "protección" de Estados Unidos por sus yacimientos de petróleo.

"Necesitamos vitalmente asegurar el suministro de los recursos económicos, por lo que hay que mantener el 'status quo' aunque se nos llene la boca con el desarrollo. Nos da igual si las mujeres llevan burka o no llevan burka, o si en el Sáhara Occidental comen o no comen tres veces al día", ha manifestado, al tiempo que ha añadido que a los gobernantes "puestos" por Europa "no se les hace un examen de su respeto a los derechos humanos" de los ciudadanos.

LA "CUESTIÓN CLAVE" ES LA "VOLUNTAD POLÍTICA"

Además, ha defendido que si "con la que está cayendo, no hay ni siquiera un revulsivo" que haga comprender a los Estados Europeos que la UE "no va a ningún sitio más que uniéndose, no sé cuándo lo van a hacer" para solucionar los "problemas de seguridad". "Si en esta crisis no se consiguen crear elementos comunes, no sé cuándo se van a crear, sólo hay pequeños embriones", ha comentado.

Por todo ello, ha asegurado que la "cuestión clave" no es hacer "nuevos inventos" ni nuevas estrategias globales, sino tener "voluntad política". "Lo que quiero decir con esto es que la UE se entretiene, cada 'x' años se inventa un nuevo juguete y con ese nuevo juguete hace ver que ahora va en serio para, a continuación, no creer en su nuevo juguete y crear otro nuevo. Llevamos así siete", ha manifestado, colocándose a favor de la estrategia acordado en 1995 en Barcelona, la denominada 'Europa por el Mediterráneo'.

Núñez, que ha lamentado que "no ha habido, no hay y no sé cuándo habrá una zona de libre comercio en el Mediterráneo", también ha denunciado que dejando fuera a Corea del Norte y a Corea del Sur, "nos encontramos en la zona del planeta donde conviven el mundo desarrollado y el mundo en vías de desarrollo con la mayor desigualdad y brecha económica".

En este sentido, ha concretado que la diferencia "es de 14 a 1, se sigue ampliando año tras año y es el principal efecto llamada", es decir, el primer motivo por el que llegan inmigrantes a Europa. A este respecto, ha incidido en que existe esta brecha a pesar de décadas intentando desde Europa "crear en el Mediterráneo una zona euromediterránea de paz y prosperidad".