Actualizado 21/05/2007 19:25 CET

Diez meses de prisión a un joven por agredir a su novio al que además lanzó amenazas de muerte

SANTANDER, 21 May. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número uno de Santander ha condenado a un total de diez meses de prisión a un joven de 26 años de edad que agredió a su novio al que además lanzó amenazas de muerte.

Según recoge la sentencia, hecha pública hoy, el acusado, Carlos F.A., residía con su pareja en Muriedas. En la tarde del pasado 13 de mayo, y estando en el domicilio común, tuvo lugar una discusión por una supuesta infidelidad. Seguidamente el acusado cogió a su compañero sentimental por los brazos, y le propinó varios puñetazos en las costillas, y los brazos, manifestándole contínuamente que iba a matarle.

La víctima de la agresión logró salir de la casa y dirigirse en el coche del acusado al hospital Marques de Valdecilla, donde fue asistido de lesiones consistentes en contusiones costales y erosiones en antebrazo derecho, precisando para su curación una única asistencia médica, y tardando en curar previsiblemente, según el informe forense, 15 días, cuatro de ellos impeditivos para sus ocupaciones habituales.

Posteriormente, a lo largo de esa tarde y esa noche, el acusado llamó en varias ocasiones al teléfono móvil de su pareja manifestándole "cuídate mucho, porque donde te trabe te voy a matar" y que "se preparase que había salido a buscarle", restringiéndole las llamadas salientes del móvil que está a nombre del acusado.

El día 16 de mayo por la mañana, y tras hablar por teléfono, la víctima acudió a buscar al acusado al lugar de trabajo de éste, quien, al percatarse que el vehículo había sufrido daños, profirió contra su compañero expresiones como "sidoso de mierda, te mato, te voy a tirar tus pertenencias.....te voy a sacar hasta el último duro", a la vez que le propinaba golpes y empujones en el costado derecho cuando ambos se dirigían en el coche al domicilio común. Tras llegar a la casa de Muriedas, la víctima entró detrás del acusado para intentar tranquilizarle, dando éste patadas a los enseres domésticos y abandonando después el domicilio.

Con fecha 17 de mayo se dictó orden de protección consistente en la prohibición del acusado de acercarse a la víctima y a su domicilio, así como comunicar con el mismo por cualquier medio.

CONDENA

Por estos hechos, el juez ha impuesto al procesado, como autor de un delito de violencia doméstica, la pena de seis meses de prisión, e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y ocho meses de privación del derecho de tenencia y porte de armas.

Además, y como autor de otro delito de violencia doméstica, le condena a la pena de cuatro meses de prisión, e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y a la pena de ocho meses de privación del derecho de tenencia y porte de armas, y también le impone cuatro días de localización permanente por una falta contra las personas.

Finalmente, la sentencia condena al procesado a indemnizar con 550 euros a la víctima a la que prohíbe acercarse, tanto a su persona como a su lugar de trabajo, a una distancia inferior a doscientos metros, por el plazo de dos años.