Publicado 01/07/2020 12:30:43 +02:00CET

La hostelería cántabra inicia el verano con "incertidumbre" y una ocupación del 70%

El presidente de los hosteleros, Ántgel Cuevas, con la directora general de la AEHC, Bárbara Gutiérrez, y el abogado de la entidad, Jesús Vélez
El presidente de los hosteleros, Ántgel Cuevas, con la directora general de la AEHC, Bárbara Gutiérrez, y el abogado de la entidad, Jesús Vélez - AEHC

SANTANDER, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La hostelería cántabra afronta el verano y el resto del año "con incertidumbre" por la pandemia del coronavirus, aunque ha iniciado la temporada estival con una ocupación media de entre el 60 y 80 por ciento, en función de los diferentes tipos de alojamiento, en tanto que los precios no han bajado "mucho", sobre un 10 ó 20%, pues consideran que no es "necesario" abaratar más las tarifas este año.

Además, los profesionales del sector tienen "preguntas sin respuesta" sobre el Covid-19, como qué hacer ante un posible caso o brote en sus negocios, según han expuesto y entre otros ejemplos el presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC), Ángel Cuevas, y la directora general, Bárbara Gutiérrez, en un encuentro con la prensa en el que han estado acompañados por el abogado de la entidad, Jesús Vélez.

En su comparecencia ante los medios han repasado y analizado la situación del sector durante los últimos meses y en la actualidad, así como las previsiones de cara a un año condicionado por la crisis sanitaria y económica en el que podrían cerrar cerca de un 20% de los negocios que hay ahora en la región. Los que se mantengan abiertos perderán la mitad de su facturación habitual, después de haber "dejado ya por el camino" más de una cuarta parte de la recaudación, ha indicado Cuevas.

OCUPACIÓN

Respecto a la ocupación, ha explicado que se ha dividido en tres sectores: rústico o rural, y que han estrenado julio y afrontan agosto con una media que oscila del 60 al 80%, en posadas y apartamentos, respectivamente.

En el segundo bloque, los hoteles, las reservas alcanzan el 60% este mes y se sitúan en torno al 50% para el próximo, mientras que en los campings están en el mismo nivel en julio pero suben al 70% en agosto.

Con estos datos, y dando casi "por perdido" el turismo extranjero -que podría llegar a un 5% "residual", frente al 20% habitual-, Cuevas cree que Cantabria y el Norte de España en general va a "salir beneficiado" de cara al turismo tras lo peor del coronavirus, porque "sonamos a no masificados" y a "frescura", ha valorado.

En cuanto a los precios, el portavoz de los hosteleros ha manifestado que "no han bajado mucho", entre 10 y 20 puntos porcentuales de media, debido a que "no es necesario bajar los precios este año", al menos en los negocios cántabros.

En este sentido, ha explicado que los visitantes que se alojen en establecimientos de la región tendrán cerca de "treinta regalos" valorados en hasta "200 euros", en referencia a las entradas gratis a diferentes reclamos turísticos, como el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, la cueva de El Soplao o el teleférico de Fuente Dé, gestionados por Cantur.

Sobre los cierres, Cuevas calcula que en torno a un 20% de negocios de hostelería se podrían "quedar por el camino" debido al coronavirus, aunque algunos puedan ser abiertos por otros empresarios. Por lo general, cree que bajarán la persiana pequeños bares y de ocio nocturno, "muy golpeado" por la crisis, no así aquellos que disponen de alojamiento, como hostales, posadas, campings o albergues.

Ha achacado en parte esa situación a los créditos del ICO y "dificultades" para otorgarlos por los avales. "Es una pena", ha expresado, para reflexionar que "la mayoría" de los que cierren se "salvarían" con préstamos de entre 10.000 y 15.000 euros. Pero, si no reciben del Gobierno "ayuda por ese camino", la tendrán que percibir "por el camino del paro", ha avisado.

A este respecto, ha recordado que en el primer mes en el que se habilitó esa línea, fue solicitada por cerca de la mitad de los socios de la AEHC. Su presidente ha considerado además que la puesta en marcha por el Ejecutivo regional a través del Sogarca dotada con 22 millones es "insuficiente", pues ese montante se queda "muy corto".

Por contra, los ERTE han supuesto "un balón de oxígeno" para el sector, que reclama que se puedan prolongar hasta final de año. En lo que a al sector se refiere, quedarían "muy poquitos" trabajadores en regulación de empleo, ya que la mayoría se ha incorporado a sus puestos en el arranque del mes de julio o lo hará este próximo fin de semana, después de haberse trabajado "muy bien" ya el pasado sábado y domingo, el primero en el que se permitía la movilidad por todo el país y no solo entre Cantabria y Euskadi.

Lo habitual es que la hostelería ocupe en temporada baja a 15.000 personas, que se elevan a 25.000 en temporada alta, ha recordado el presidente de la asociación, que no cree que en otoño este sector y el turístico puedan convertirse en "refugio" de otras actividades económicas, como sucedió con la anterior crisis hace más de una década.

PREGUNTAS SIN RESPUESTAS

Entre las preocupaciones del sector figuran cuestiones concretas y puntuales, como falta de aparcamiento junto a hoteles por obras -caso de la remodelación de la Plaza de Italia en la zona del Sardinero de Santander- o las 'acampadas' de autocaravanas en sitios no autorizados y sin servicios, lo que puede resultar "superpeligroso" en la actualidad por la situación sanitaria, de ahí que la AEHC crea que se debería controlar más.

También hay otros asuntos, relacionados con el coronavirus, que conllevan "muchas preguntas sin respuestas", porque quien tiene que darlas -las autoridades sanitarias- tampoco las tienen.

Así, la AEHC --que durante la crisis ha atendido tanto a miembros como no de la asociación y ha visto incrementado el número de socios "más que nunca" con lo que ha salido "reforzada"-- está recibiendo muchas consultas sobre la celebración de bodas, los desayunos en los hoteles o qué hacer ante un contagio o brote de Covid, supuesto que "agobia mucho" a los empresarios. La "idea" general es abordar "caso por caso" y, en la medida de lo posible, "no parar" con la actividad económica.

A propósito de esto supuestos y de los focos registrados en un edificio de la zona Castilla-Hermida de Santander, que ha sido puesto en cuarentena tras acumular 14 positivos, Cuevas ha considerado que no se puede "montar un número" más con un brote "pequeño" que se ha "corregido". Ha admitido que la noticia ha "perjudicado mucho" pues se han "ralentizado" reservas que habían "entrado con fuerza" hasta bajar en torno a un 20-25%.

En su opinión, la difusión a nivel nacional del confinamiento de un inmueble en una región con casi 600.000 habitantes -como ha contrastado- "hace mucho daño" en un sector que "absorbe todo" y que es "tremendamente sensible".

Para finalizar, Ángel Cuevas ha valorado que España está siendo el estado europeo con mayor número de reservas turísticas, por lo que ha vaticinado que esta actividad, que ha dado "alegrías" al país, lo va a seguir haciendo en el futuro.

Para leer más