Actualizado 13/03/2007 16:19 CET

John Strasberg estrena el viernes en Santander un Cyrano "para que el público lo pase muy bien en la Sala"

El protagonista, José Pedro Carrión, afirma que volver al verso "prácticamente es una pelea permanente"

SANTANDER, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director John Strasberg estrenará el próximo viernes en el Palacio de Festivales de Cantabria la versión de John D. Sanderson del clásico romántico 'Cyrano de Bergerac', concebido "para que el público lo pase muy bien en la Sala".

Strasberg presentó hoy en rueda de prensa, y rodeado del elenco de actores, el estreno absoluto de esta versión, "una preciosidad, una gran obra de teatro", con la que el prestigioso artista ha intentado llevar a escena exactamente "lo que el escritor -Edmond Rostand- quería que se hiciera".

El público cántabro tendrá oportunidad de ver el trabajo de Strasberg con el caballero 'de la gran nariz' enamorado de su prima Rosana, dos días consecutivos, 16 y 17 de marzo, a las 20.30 horas, funciones para las que ya no hay entradas.

José Pedro Carrión, que da vida a Cyrano, reconoció que volver al verso ha supuesto "prácticamente una pelea constante" aunque para elaborar el personaje apenas intercambió "cinco o seis palabras" con el director, debido a la gran complicidad con el que consideró su "gran maestro".

Carrión resaltó la implicación de sus compañeros de reparto en la obra, "peleando en unas circunstancias muy difíciles", y que "han buscado el riesgo", ya que "ser actor en este momento, en este país, es muy difícil para hacer lo que quieras".

Es este sentido, Carrión afirmó que con su interpretación del Cyrano cumple "un sueño personal", ya que desde que leyó el original, cuando era estudiante de interpretación, deseó darle vida.

Dos cántabros -Ricardo Moya (De Guiche) y Alberto Iglesias (Le Bret)- participan en el reparto, que está formado también por Lucía Quintana (Roxana), Cristóbal Suárez (Cristian), Miguel Esteve (Ragueneau) y Paco Hidalgo (Montfleury), entre otros.

Moya alabó la trayectoria de "un auténtico maestro", Strasberg, que "pone las cosas verdaderamente claras desde el principio" a los actores porque "sabe lo que quiere" y "transmite esa seguridad".

"Si él se lanza a la piscina, nosotros tenemos que ir detrás y es lo que hacemos. Bueno, afortunadamente aquí hay agua por todas partes", añadió el santanderino Moya, quien ejerció de profesor en la Escuela de Arte Dramático de Cantabria.

Por su parte, Iglesias, que fue alumno de Moya, destacó que su personaje es "un pequeño regalo", a la vez que indicó lo "emocionante" de volver al Palacio de Festivales.

TRAYECTORIA DE STRASBERG La carrera internacional de John Strasberg como actor, director, productor, diseñador y escritor ejemplifica y continúa la tradición artística de la familia Strasberg. Regresó a Nueva York después de haber dirigido y dado clases en Europa durante doce años, para abrir en 1995 el John Strasberg Studios, un centro internacional para el desarrollo creativo y para la investigación sobre las artes teatrales, a la vez que publicaba su primer libro, 'Accidentalmente a propósito: reflexiones sobre la vida, la actuación y las nueve leyes naturales de la creatividad'.

Es una profunda biografía personal que narra la evolución y el descubrimiento del proceso creativo orgánico. Un documental con el mismo título ganó el premio al Mejor documental educativo en el Los Angeles International Independent Film Festival en el año 2000, además de ganar menciones honoríficas en otros festivales.

Strasberg ha concebido, diseñado y dirigido producciones teatrales galardonadas con diversos premios, basadas en obras de Pirandello, Ibsen, O'Neill, Lope de Vega, y Beckett, entre otros. Y en España, desde 1983, ha producido Ricardo III, de Shakespeare, y Asamblea de mujeres, de Arsitófanes, esta última una obra musical montada para el Festival de Mérida.

En Nueva York, desde mediados de los 80, co-fundó el Mirror Repertory Company, dirigió Paradise Lost de Clifford Odets, Inheritors de Susan Glaspell, Lluvia, Vivat! Vivat! Regina! y Fantasmas de Ibsen, dirigiendo a artistas como Geraldine Page, a quien había conocido en el Actors' Studio y con la que trabajó al lado de otros actores y directores, ahora famosos, como Paul Newman y Joanne Woodward, Al Pacino, Marilyn Monroe, Dustin Hoffman, Robert DeNiro, Harvey Keitel y Elia Kazan. También co-dirigió Alicia en el país de las maravillas en Broadway con Eva LeGallienne.

Tuvo sus propias escuelas en Nueva York y París en los años 80. Además de los John Strasberg Studios y un taller en Montreal, dirige e imparte clases y conferencias en muchos países: el National Theater en Londres, el Centro Dramático en Madrid, el Teatro Nacional de Buenos Aires, el National Film Board de Canadá, y en Italia, Alemania, Noruega, Perú y en diversas universidades norteamericanas como Yale, The New York University y The New School.