Publicado 28/05/2020 10:48CET

La Junta de Personal Docente rechaza las condiciones de vuelta a las aulas el 8 de junio

Aula recogida  de un colegio. Archivo
Aula recogida de un colegio. Archivo - Iván Terrón - Europa Press

SANTANDER, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Personal Docente de Cantabria (STEC, ANPE, TU, CC.OO., UGT y CSIF) rechaza las condiciones que "ha impuesto" la Consejería de Educación para la incorporación a las aulas el 8 de junio.

Así lo han manifestado los sindicatos este jueves, tras mantener ayer una reunión con los máximos responsables de la Consejería sobre el final de curso y los planes de contingencia con los que abordar el próximo 2020-2021, en la que no se pudo llegar a un acuerdo sobre la manera de cerrar el actual curso escolar.

La Junta de Personal ha criticado la "falta de negociación" en la propuesta de incorporación parcial de algunos niveles a partir del 8 de junio, manteniendo lo ya anunciado el pasado 14 de mayo.

La Junta defiende que, siempre y cuando se garanticen las condiciones de seguridad e higiene y en relación a los niveles propuestos por la Consejería, se deje en manos de cada docente decidir qué alumnos tenían que asistir a las actividades de refuerzo, al ser los que conocen de las necesidades de su alumnado y como responsables de su seguimiento y evaluación.

Sin embargo, según los sindicatos, la consejera, Marina Lombó, se ha postulado porque sean los alumnos quienes decidan si van a clase..

La Junta ha insistido en que las decisiones de refuerzo pedagógico y curricular recaen en el análisis profesional que los docentes hacen de su alumnado, evaluando no sólo su proceso de enseñanza-aprendizaje, sino también sus necesidades sociofamiliares y psicológicas.

"Entendemos que estas decisiones son puramente profesionales y, por tanto, corresponden exclusivamente a cada docente", ha defendido.

En su opinión, el planteamiento de la Consejería supone la conversión de los centros "en una especie de clases particulares a demanda del consumidor", una concepción que la Junta rechaza "por estar completamente alejada de lo que tiene que ser un servicio público".

La Junta de Personal también ha trasladado a Educación los problemas organizativos que, a su juicio, supone la propuesta de la incorporación voluntaria del alumnado "tal y como la ha decidido la consejera".

Por otra parte, a los sindicatos se les plantean "muchas dudas", especialmente relativas a las "dificultades" de los centros para compaginar las actividades presenciales con la teleasistencia a todo el alumnado hasta las fechas que el calendario escolar marca como de actividad lectiva.

Otro problema será la brecha que, en su opinión, se va a abrir entre alumnado del ámbito urbano que podrá acudir a los centros y el del ámbito rural "al que no se le asegura transporte".

Frente a estas cuestiones, "la Consejería fue incapaz de dar respuestas concretas más allá de trasladar el problema a la autonomía de cada centro", ha lamentado la Junta.

Para leer más