Publicado 16/10/2015 19:25CET

PP, "decepcionado" tras la "tomadura de pelo" a los trabajadores de Sniace

TORRELAVEGA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta del Partido Popular de Torrelavega, María Luisa Peón, ha rechazado la valoración del alcalde, el socialista José Manuel Cruz Viadero, sobre la situación de Sniace tras la reunión celebrada por la Junta de Portavoces municipal, y ha apuntado que el PP no está "indignado", sino "decepcionado" por la "tomadura de pelo" a los trabajadores.

Así, tras recordar que el primer edil afirmó que la Corporación se sentía "decepcionada" con la dirección de Sniace por la modificación del acuerdo laboral, la 'popular' ha señalado que "no puede decepcionar aquel de quien nada bueno esperas, y la estrategia del engaño mantenida por el presidente de Sniace solo nos puede llevar a esperar de él una nueva mentira o un nuevo incumplimiento".

Peón ha añadido que el Partido Popular "no está decepcionado, sino indignado por esta nueva tomadura de pelo a unos trabajadores que están contra las cuerdas, y a toda una ciudad que ha mostrado siempre su apoyo y solidaridad a la empresa en su conjunto".

En un comunicado, ha considerado "condescendiente y blanda" la valoración hecha por el alcalde cuando se ha referido al incumplimiento del presidente de Sniace, Blas Mezquita, con los trabajadores y ha añadido que la "cobertura que algunos han proporcionado al presidente de la empresa durante los últimos meses le ha situado en una posición de fuerza que hábilmente utiliza contra los trabajadores".

"PERFIL BAJO"

Por otro lado, la también concejala 'popular' ha lamentado el "perfil bajo" con el que los partidos en los gobiernos municipal y regional están abordando los nuevos episodios en la crisis de esta empresa, "después de que la exprimieran al máximo cuando pudieron sacar rédito político de ella". "Ahora se demuestra cuál era su verdadera preocupación", ha apostillado.

También se ha referido Peón a que algunos sindicatos se han "quedado sin discurso", porque "no quieren incomodar a los partidos en el poder y toda la virulencia con la que exigían antaño la actuación e implicación de las administraciones se ha quedado en nada".

"Se exigió al PP en el gobierno que actuara como si fuera el responsable de la empresa y los que no quieren tocar a Mezquita ni implicar a los gobiernos actuales en la solución del problema, parece que ahora no tienen a quien reclamar nada ni a quien dirigir sus exigencias", concluyó María Luisa Peón.

Para leer más