Actualizado 10/04/2014 17:38 CET

Los profesionales participarán en el diseño del modelo de integración de los laboratorios

La consejera se lo ha transmitido a la Junta de Personal de Sierrallana, donde este jueves se ha celebrado una protesta

TORRELAVEGA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los hospitales comarcales de Laredo y Torrelavega participarán en el diseño del modelo de integración funcional de los laboratorios que la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria pretende implantar de forma "escalonada" a lo largo de los próximos cinco años, y que según asegura, no supondrá ni desplazamiento de pacientes a Santander ni destrucción de empleo.

La consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, ha anunciado este jueves a la Junta de Personal de Sierrallana la creación de un grupo de trabajo que se encargará de definir el modelo y que se reunirá por primera vez el próximo 15 de abril.

Formarán parte de este grupo los jefes de sección de laboratorio y hematología de Sierrallana, de Laredo y de Valdecilla, junto con la directora médica de la Gerencia de Atención Primaria, y la subdirectora de gestión económica y asistencia sanitaria, bajo la coordinación del gerente del Servicio Cántabro de Salud, Carlos León.

Sáenz de Buruaga ha destacado que la decisión de la integración de laboratorios está tomada pero el proyecto está en una fase "preliminar" pendiente de la definición del modelo, un proceso que estará "abierto a la participación y consenso de los profesionales implicados".

"Nosotros decidimos el qué, pero pretendemos que los profesionales nos ayuden a definir el cómo", ha explicado la consejera a los medios de comunicación tras la reunión que ha mantenido con la Junta de Personal de Sierrallana, donde este jueves se ha celebrado una protesta contra el "desmantelamiento" de los laboratorios de los hospitales comarcales convocada por la Junta de Personal del área de salud de Torrelavega bajo el lema 'Nos quitan sangre, perdemos vida'.

Buruaga ha reiterado que los laboratorios de los hospitales comarcales van a seguir funcionando, y que no va a haber desmantelamiento sino "gestión integrada e interdependencia funcional".

La titular de Sanidad ha agradecido la "responsabilidad" de la Junta de Personal de Sierrallana, que "desde la discrepancia legítima", "se ha diferenciado mucho de otros colectivos -partidos políticos y otras juntas de personal- que están incurriendo en una intolerable manipulación" y está actuando -ha dicho- de forma "más cauta, prudente y responsable" de cara a los usuarios.

En este sentido, la consejera se ha quejado de que "en otros lugares se recibe a un mayor en un centro de salud y se le ha dicho que será la última vez que le harán aquí la analítica porque a partir de ahora le van a mandar a Valdecilla", extremo que ha negado tajantemente.

PACIENTES Y TRABAJADORES

La vicepresidenta ha asegurado que no va a haber desplazamiento de pacientes a Santander y que tanto la toma de muestras como la entrega de resultados se seguirá realizando en el centro de salud o el hospital comarcal. Del mismo modo, ha garantizado que la integración de laboratorios "no va a llevar a aparejada la destrucción de puestos de trabajo ni una merma en las condiciones laborales".

"Los recursos humanos quedan fuera del ámbito de mejora del proyecto, hemos priorizado el mantener y conservar el empleo sobre la generación de ahorro", ha dicho Sáenz de Buruaga, quien ha destacado que con este proyecto, que supondrá un ahorro de 17 millones de euros en cinco años, "no estamos inventando nada que no hayan hecho ya o estén abordando" otros sistemas de salud como el vasco o el navarro.

Por otro lado, ha reiterado que el proyecto no afecta a otros servicios como anatomía patológica, radiodiagnóstico, esterilización o almacén, y ha asegurado que es "ajeno y desvinculado por completo" del contrato de colaboración público privada de Valdecilla.

El objetivo, según ha dicho, es racionalizar la actividad de los laboratorios para que dejen de funcionar como "compartimentos estancos" y empiecen a hacerlo como "un todo", lo que según ha dicho redundará en una mejora de la eficiencia y de la calidad y seguridad del paciente, al reducir las cantidades de muestra a extraer, los tiempos de espera o la tasa de errores o extravíos.

Para leer más