Revilla, sobre los PGE: "Es una puñalada trapera que no nos merecemos"

Revilla en el Foro Económico de El Diario Montañés
GOBIERNO
Actualizado 16/01/2019 15:47:14 CET

Reclama al Estado que acabe el tren a Madrid y empiece el de Bilbao, proyecto en el que dará la "matraca" y será como "una pesadilla"

SANTANDER, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha vuelto a criticar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para la región, señalando que no le "gusta nada" que haya sido una de las comunidades donde baja la inversión -un 9,5%, hasta los 247 millones de euros-, algo que considera una "puñalada trapera" del Ejecutivo central que no se "merece" una tierra "seria" y que "cumple".

"Esto no me gusta nada. Esto es una puñalada trapera que no nos merecemos", ha manifestado el también secretario general del PRC y que si bien no ha hablado aún con el presidente de España, Pedro Sánchez, sí lo ha hecho con el delegado del Gobierno y líder del PSOE cántabro, Pablo Zuloaga, al que trasladó su opinión nada más conocer las cifras, el pasado lunes.

Este miércoles, durante su intervención en el Foro Económico de El Diario Montañés, el regionalista -que gobierna en coalición con los socialistas- ha considerado que el Estado debería "al menos haber cuidado la estética" para que Cantabria no figurase entre las autonomías en las que se reduce la inversión. En su lugar, las cuentas deberían contemplar un crecimiento ya no del 19% -como Cataluña- sino del 9 ó 10%.

Cree que ha sido un "feo detalle" por parte del Ejecutivo de Sánchez "meternos entre las tres comunidades" donde caen las partidas. "Cantabria no se lo merece. Y yo tampoco", ha advertido Revilla, para avisar de que esto "tendrá consecuencias". "Cambiaré el tono de mi discurso", ha avanzado, antes de explicar que su "obligación" es "hablar bien" del Gobierno central -"mientras me cumpla"- pero dejando entrever que igual habla "mal ahora".

En este contexto, ha rechazado que le llamen "colaboracionista de los independentistas" en caso de que diera el visto bueno a los PGE, con los que no está "nada contento". Y "a mí, a español, no me gana nadie", ha zanjado sobre el tema.

El presidente, que ha agradecido la partida de 22 millones para Valdecilla -"algo es algo", ha dicho, sobre la cuantía que se suma a una idéntica del pasado ejercicio- ha recordado que el Estado debe "cien millones" a Cantabria por la remodelación del hospital, entre otros compromisos pendientes.

"QUE NO NOS ENGAÑEN CON LAS CIFRAS"

De esas promesas, ha destacado las infraestructuras anunciadas por Fomento, y ha pedido que "no nos engañen con las cifras", pues si la inversión de 2018 alcanzó una cifra récord, con el santanderino Iñigo de la Serna al frente del Ministerio, solo se ejecutó el 36% del total de lo presupuestado.

Así, del documento proyectado para el presente ejercicio "habrá que ver si se gastan" o no los 211 millones de inversión contemplados por el departamento que dirige José Luis Ábalos y las empresas dependientes. Y en cualquier caso, y al igual que con la cifra global, Revilla cree que los cántabros "no nos merecemos" dicho montante tras la "sequía" de los últimos años, en los que no ha habido ni "una pala" por infraestructuras del Estado en la región, y sigue sin haberlas mientras, por ejemplo, en el País Vasco está "todo en obras".

"Las cifras en el papel no dicen nada, hay que ver la licitación", ha insistido el dirigente del PRC, que rechaza así los números "ficticios" que también se dieron en las cuentas de 2017, con 71 millones gastados de los 166 previstos por Fomento.

QUE NOS ACABEN EL TREN A MADRID Y EMPIECEN EL DE BILBAO

En relación con este departamento, el más inversor de todos los del Estado, el presidente cántabro se ha referido especialmente a dos actuaciones ferroviarias: los trenes por la Meseta y hacia el País Vasco.

"Que nos acaben el tren a Madrid", ha reivindicado Revilla, que se ha mostrado "molesto" porque los PGE no contemplen siquiera partidas para estudiar la conexión con Vizcaya. "También pedimos un AVE a Bilbao", ha exclamado el regionalista, que ha señalado que dicha actuación permitiría recorrer los 90 kilómetros de distancia en 40 minutos con "dos o tres paradas". "Sería como un metro", ha comparado.

Con motivo de esta actuación, ha desvelado que el consejero cántabro del ramo, Francisco Martín, se encuentra hoy en Madrid "rescatando este tema", para que se finalicen los estudios necesarios y empiecen unas obras para una actuación que es "de sentido común" pues prolongaría la conexión hacia el Valle del Ebro y Europa.

Es una obra "fundamental" para Cantabria: "Yo la tengo entre ceja y ceja", ha aseverado el presidente, que ha justificado que no haya hecho mucho hincapié en la misma hasta ahora porque "igual retiran la otra", el tren de alta velocidad por la Meseta.

En relación con este asunto, el líder del PRC ha desvelado que "hace poco" mantuvo una reunión con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, quien le trasladó que también "quieren ese tren", y ha considerado que el respaldo de los vascos "es un buen apoyo" en la actualidad. Así, Revilla ha dicho que quiere dejar "encarrilada" una obra que él -que la semana que viene cumple 76 años- "probablemente" no verá.

Y para lograrlo, ha advertido ante los asistentes al foro -políticos, representantes económicos y sociales, etc- que le van a oír dar la "matraca" con este proyecto y que va a ser como "una pesadilla".

"CANTABRIA VA BIEN A PESAR DE QUE ESPAÑA NO NOS DA NADA"

El presidente autonómico cree que si en Cantabria se hubiera invertido estos ejercicios lo mismo que la media del país, entonces el crecimiento de la Comunidad habría sido -según sus cálculos- dos ó tres décimas superior.

Aún así, y a pesar de la "nula inversión" del Gobierno de España en infraestructuras en la Comunidad, la región está avanzando más que el conjunto nacional, gracias a los presupuestos regionales, de los ayuntamientos y a los empresarios, que son los que están "tirando" de la economía junto con la industria.

En este contexto, y teniendo en cuenta previsiones ya realizadas para este año -como las del BBVA y Funcas, que apuntan a un crecimiento regional del 2,6%, cuatro décimas más que el señalado para el conjunto nacional- ha destacado que auguran que Cantabria va a seguir "manteniendo un diferencial" con el resto de España.

"Cantabria va bien a pesar de que el Gobierno de España no nos da nada", ha resumido el presidente, para quien este hecho es "un mérito" de la Comunidad.

Con todo, ha pedido que la región sea tratada como "todas" las demás por parte del Estado, aunque por número de habitantes no pese lo mismo que Madrid o Cataluña. "Que nos den algo, que nos tienen marginados", ha solicitado el regionalista para quejarse, de nuevo, que no haya "ni una pala desde Castro hasta Unquera" por obras de Fomento.

ESTABILIDAD

En términos generales, Revilla ha destacado de Cantabria la "estabilidad política" del Gobierno PRC-PSOE que, a pesar de alguna "marejadilla" o "mar de fondo", es "previsible" en medio del "barullo" y la "complicada" situación que hay en España. En este sentido, ha puesto como ejemplo que la mitad de las comunidades no tienen presupuesto y el país "probablemente" tampoco lo tenga este año, ha augurado.

También ha valorado la reducción del paro en un 45% desde el tercer trimestre de 2015, con 20.700 desempleados menos y 13.000 ocupados más, según la EPA, de acuerdo con la cual Cantabria sería la segunda comunidad con menos paro.

Junto con estos dos factores, Revilla ha destacado varias "potencialidades" de la Comunidad, como la Universidad, que es "la niña de mis ojos" y el Instituto de Hidráulica, "la joya de la corona"; Valdecilla, "el buque insignia" y "un lujazo" de hospital para la región; el puerto, "un gran activo"; o el aeropuerto, que ha cerrado el año con 1.103.000 pasajeros, "un éxito". También ha citado la industria, que está "tirando" de la economía, o el "boom" del sector agroalimentario.

Con todo esto, el presidente quiere lograr "una Cantabria Infinita".