Revilla propondrá a Zapatero recurrir al déficit público, si es necesario, para atajar la crisis

Actualizado 06/07/2008 18:07:50 CET

Cree que cuando las cosas van mal no hay que "santificar" la estabilidad presupuestaria

SANTANDER, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, el regionalista Miguel Ángel Revilla, cree que en tiempos de crisis o desaceleración como los que vive España no hay porqué "santificar" la estabilidad presupuestaria y apuesta por acudir al déficit público, "si hace falta". Y está tan convencido de ello que se lo va a decir al presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la reunión que mantendrán antes de las vacaciones.

Según Revilla, cuando las cosas están bien ve bien "presumir" de superávit, pero cuando van mal, hay que recurrir al déficit si es preciso.

A su juicio, la "receta" para hacer frente a la actual situación económica es la "inversión pública" y, para ello, no sólo duda en apostar por el "endeudamiento" si es necesario, sino que además ofrece la región como terreno para desarrollar esa inversión. "Si quieren, en Cantabria tienen para invertir un billón", bromeó el presidente, que remitió, por ejemplo, al tren de alta velocidad con Bilbao y Valladolid y a la Autovía Dos Mares.

El secretario general del PRC hizo estas afirmaciones durante su intervención en la decimoquinta Fiesta Regionalista, que reúne a lo largo del día de hoy en la localidad de La Concha de Villaescusa a miles de militantes y simpatizantes del partido, ante los cuales el presidente regional repasó la situación cántabra y española y las perspectivas de futuro.

Este año Revilla hizo especial hincapié en el entorno económico porque, no en vano, el país vive una "situación muy, muy complicada", no de recesión, pero sí de "desaceleración muy profunda", ante la cual "hay que tomar medidas" que pasan, a su juicio, por la inversión pública como vía para "generar empleo" y "dinamizar" diversos sectores.

En cualquier caso, el líder regionalista dejó claro que no debe haber lugar a la "psicosis", porque hay "instrumentos" para salir de esta situación, "y en Cantabria más". De hecho, recalcó que la región "está mejor preparada" que el resto de España para afrontar una crisis que, según sus estimaciones, va a durar un año y medio o dos años.

"Cuidado con los agoreros", remachó Revilla, quien consideró que el problema es que después de varios años creciendo a un ritmo del 4 por ciento, "la gente no se acostumbra tan fácilmente" a que sea menor. Según sus estimaciones, este año "difícilmente" se llegará a un crecimiento del 2 por ciento y con esos niveles admitió que se deja de crear empleo neto y aumenta la cifra de parados.

VIVIENDAS PROTEGIDAS.

Aun con todo, insistió en que no se traslade una idea de que "esto se hunde" y, junto a la inversión pública, abogó por reorientar la construcción hacia la vivienda protegida, incluso, si es necesario, con una modificación de la Ley del Suelo.

Revilla explicó que en España hacen falta cuatro millones de viviendas baratas, 22.000 de ellas en Cantabria, y consideró que "ahí hay un reto para los gobernantes", porque puede servir para "reactivar" el sector vivienda de la construcción.

EL ORIGEN, LA GUERRA DE IRAK.

En su intervención, el líder regionalista examinó el origen de la crisis y le puso fecha exacta: el día que se decidió la invasión de Irak por parte de un "enloquecido político que pasará a la historia como el más nefasto desde la Segunda Guerra Mundial" --el presidente estadounidense, George Bush--, "en complicidad con dos que le apoyaron", uno que le apoyaba "porque era inglés y los ingleses siempre apoyan a sus hijos" y "el otro, de Valladolid".

El presidente cántabro, que dijo ser el único que defiende esta tesis junto al Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, subrayó que esa guerra fue un "atropello", una "indignidad". "Y más indigno --a su juicio-- es que un personaje de esos sea recibido bajo palio en el Vaticano". Según dijo, con los "3.000 billones de dólares" que costó la Guerra de Irak se soluciona el hambre en el mundo y con sólo "una cuarta parte se quita todo el hambre de Africa".