Uno de los acusados de administración desleal en una residencia de Ciudad Real alega que cobró por su trabajo

Juicio por estafa en Ciudad Real
EUROPA PRESS
Publicado 24/10/2018 16:01:51CET

CIUDAD REAL, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

Uno de los dos acusados de administración desleal de la empresa de la que eran administradores solidarios y accionistas minoritarios ha alegado ante la Audiencia Provincial de Ciudad Real este miércoles, que las cantidades cobró fueron en pago de su trabajo y de los servicios prestados por sus empresas.

Un hecho, que en sus palabras, estaba puesto en conocimiento del resto de socios. La empresa en cuestión es Andamarc, que fue la encargada de construir y explotar la residencia de mayores del mismo nombre ubicada frente al Hospital Universitario de Ciudad Real.

La Fiscalía, según el escrito de acusación, considera que D.RG., y H.M.R.R. son responsables de un delito de administración desleal por lo que además de solicitar que indemnicen al Grupo Andamarc con 2 millones de euros, pidén 3 años de prisión para cada uno de ellos.

Un juicio que ha sido suspendido en varias ocasiones, y cuya sesión de este miércoles también peligraba por una reciente operación sufrida por uno de los acusados, H.M.R.R que ha declarado visiblemente convaleciente y se preguntaba que no entendía que hacía él allí cuando lo único que había hecho había sido dejar su negocio de 18 años para que saliera adelante el proyecto en el tiempo propuesto. "Lo que he cobrado ha sido por mi trabajo y el resto de socios lo sabían".

Además, en su declaración ha intentado demostrar que gracias a sus gestiones se ahorró tiempo y dinero al proyecto, y ha puesto varios ejemplos destacando las realizadas con el Ayuntamiento para la cesión del suelo. Una transacción que ascendía, según el acusado, a casi 700.000 euros que logró negociar a cambio de plazas en la residencia.

Ha explicado que el llevaba aspectos de la gestión comercial y su socio y compañero, el otro acusado, estaba encargado de los temas burocráticos y técnicos, y ha admitido que varias áreas del proyecto de construcción fueron subcontratadas con empresas suyas o del otro acusado, pero que en ningún caso los costes fueron aumentados por esa circunstancia.

Para H.M.R.R, tanto él como D.G.R. "lo hicimos a la perfección" y ha alegado que "sin nosotros no hubiera habido residencia, no se hubiera conseguido y no hubiéramos estado aquí". Todas las cantidades se recibían en facturas y quedaban registradas en forma, ha añadido.

En términos parecidos se ha pronunciado el otro acusado que llegó hace unos meses a un acuerdo con el Grupo Andamarc. Ha explicado que el único objetivo que tenían era acabar antes de 24 meses, que era el plazo del plan de negocio, y que si hubieran querido engañar no hubieran puesto sus sociedades y trabajadores al servicio de Andamarc. Además ha alegado que toda la contabilidad estaba auditada.

Ha reiterado varias veces el hecho que todos habían puesto dinero pero que sólo él y el otro acusado habían aportado su trabajo, sus sociedades y que incluso habían dejado de lado su labor en estas porque este proyecto saliera adelante y que en todo momento todos los socios conocían todos los movimientos que se están haciendo en este sentido.

LOS HECHOS

Unos hechos que arrancaron en 2010 cuando se constituye el Grupo Andamarc para construir en una primera fase una residencia de mayores y en una segunda un centro de día para personas con discapacidad, y se nombra a los acusados --que tenían una empresa en común, además de otra cada uno de ellos-- administradores con la condición de no cobrar nada por ese cargo.

Cuando se constituye la sociedad los acusados poseían el 22,71% de las acciones cada uno de ellos, pero fueron destituidos en octubre de 2013 y ocupó el cargo otro de los administradores, hoy querellante junto a quien poseía el 51,51% de las acciones del grupo.

El juicio se retomará los días 13 y 14 de noviembre en la Audiencia Provincial de Ciudad Real.