El 'Tiempo Muerto' de Rafael Amargo pasará este fin de semana por las tablas del toledano Teatro de Rojas


Actualizado 02/02/2007 18:51:00 CET

TOLEDO, 2 Feb. (EUROPA PRESS)

El 'Tiempo Muerto' de Rafael Amargo pasará hoy viernes y mañana sábado por las tablas del toledano Teatro de Rojas, donde el bailaor granadino, a través de los diferentes palos del flamenco, ofrecerá una trabajo "maduro" con toques "claroscuros" al más puro estilo del pintor barroco italiano Caravaggio.

Así lo definió el también director y coreógrafo, que en rueda de prensa, señaló que Toledo disfrutará casi en primicia de su nuevo montaje --el sexto--, que solo ha exhibido en San Sebastián, y en la localidad madrileña de Alcobendas.

Con la música de Juan Parrilla como hilo conductor, Amargo explicó que las ocho piezas que integran el espectáculo recorren de forma variada los palos del flamenco, "de lo más hondo a lo más alegre", con el que pretende dejar constancia, "desde su conciencia", de su deseo de "querer bailar, y no solo de gustar".

El bailaor internacional, que reconoció que le "tiemblan las piernas" cada vez que se sube al escenario, un miedo escénico que va surgiendo con el paso de los años y la madurez, a la que de forma reiterada se refirió, aseguró que con 'Tiempo muerto' se siente más creador que intérprete.

Amargo, que se mostró convencido de que el flamenco es sin duda la materia prima española más exportable, destacó su simbiosis con el director musical Juan Parrilla, "porque la música que me ha dado está cortada como un patrón para mí", apostillando que ésta no será la última vez que compartan sus artes.

De la puesta en escena, con el vestuario "poco flamenco" de Amaya Arzuaga, manifestó que este espectáculo es menos audiovisual y cinematográfico que los anteriores, pero "más limpio, sencillo y directo al baile".

Amargo dijo haberse ganado el lugar que ocupa "a pulso", pues no ha tenido fácil siendo payo dedicarse a un ámbito casi de exclusividad gitana, y aseguró que si no se nace con "el duende del flamenco dentro, si no te tocan con esa barita, y se siente ese pellizco en el estómago, es muy difícil poder bailar".

No obstante, se autodefinió como un "tío con suerte, porque me dejan expresar lo que siento, y la gente viene y aplaude", y concluyó afirmando que en el arte, a diferencia del deporte, no hay un ranking, y por ello el éxito es "cuestión de gusto, y se gusta más cuando se es humilde y prudente".

Por último, anunció que con motivo del X aniversario de la creación de su propia compañía, 'Tiempo muerto' va a estar una semana en el Liceo de Barcelona, que acogerá por primera vez en su historia un espectáculo de danza, y se va a editar un libro que recogerá el recorrido de este bailaor granadino.