Ángel Marcos reconoce el "escalofrío" que el territorio de Valladolid y de CyL le provoca y que "impulsa" su trabajo

Valladolid.- Marcos (i) y Carnero, antes de la entrega del premio
EUROPA PRESS
Actualizado 14/12/2017 20:23:24 CET

El presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, entrega el premio a la Trayectoria Artística de la Provincia al fotógrafo de Medina del Campo

VALLADOLID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El fotógrafo de Medina del Campo (Valladolid), Ángel Marcos, ha reconocido que el territorio siempre "ha condicionado" su trabajo y más uno como el de Castilla y León, "árido, monocroma y duro", algo que, lejos de ser "resignación", se ha convertido en el "escalofrío" que le ha impulsado a hacer fotos.

Así lo ha señalado, en declaraciones recogidas a Europa Press, minutos antes de que el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, le haya entregado el Premio a la Trayectoria Artística Provincia de Valladolid en el Teatro José Zorrilla.

Marcos, durante su alocución, ha hecho referencia al campo expendido y el punto ciego de Elias Canetti que es donde la gente sitúa el territorio que ha caracterizado su trayectoria. Ha rememorado, además, como su madre consiguió hace "45 años" su primera cámara, que ha portado durante la ceremonia, y como "20 después" gracias a un fotógrafo norteamericano que le prestó su primera Nikon empezó a hacer fotos de manera más "neurótica".

Para Marcos, el galardón es un punto de inflexión. "Significa que valgo, que algo he hecho y lo digo con toda la honestidad", ha reflexionado par incidir que trabaja siempre la fotografía desde la "convicción" pero sin anteponer la "técnica al concepto".

Así, Ángel Marcos ha recibido el galardón de manos del presidente de la Diputación en un acto celebrado en el Teatro Zorrilla que se ha iniciado con una proyección de fotografías del galardonado, acompañadas de un tema musical de Candeal, grupo que, precisamente, recibió el anterior Premio a la Trayectoria Artística, y tras la lectura del fallo del jurado, en el que se destaca "su importante y dilatada trayectoria artística en constante innovación y llevando el nombre de la provincia de Valladolid a los más relevantes eventos culturales internacionales".

Tras la glosa de la figura de Ángel Marcos, que ha sido realizada por la periodista Angélica Tanarro, ha cerrado el acto el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, quien precisamente ha comenzado su intervención destacando el importante trabajo desarrollado por el fotógrafo vallisoletano. Así, ha ensalzado el hecho de que su obra forma parte de "algunas de las colecciones más importantes de arte contemporáneo de Europa y Amércia". "Ángel ha protagonizado decenas de exposiciones y publicaciones jalonan una brillante trayectoria, que ha llevado el nombre de Valladolid a las ferias, centros, museos y salas de exposiciones más destacadas del escenario contemporáneo", ha reconocido.

Tras recordar que "la consideración de la fotografía como medio de expresión artística es relativamente reciente", ha hecho especial incidencia en la importancia de la creación personal señalando que "es una forma más en las que se concibe y refleja el arte". "Es un reflejo de la personalidad del autor, una meditación sobre la realidad que le rodea, transformándola para darle una visión propia, en un diálogo permanente con las complejidades de la sociedad en la que vive, en la que se comunica, y para transmitir emociones a través de la imagen", ha puntualizado.

En este sentido, Jesús Julio Carnero ha recordado que, como se dice en 'El Principito', "sólo con el corazón se puede ver bien, lo esencial es invisible para los ojos". "Esa es la idea que mueve a Ángel Marcos: sugerirnos pensamientos y emociones no necesariamente regladas, fotografiar de otra manera, saliendo del arquetipo de la fotografía al uso y haciendo aflorar en sus fotografías, gracias al uso de una técnica admirable, acciones nacidas del dolor y del afecto", ha continuado.

EL TERRITORIO Y EL VIAJE

Jesús Julio Carnero ha recordado que, desde que inició su trayectoria artística, en el año 1992, hasta nuestros días su obra ha estado centrada en dos aspectos clave "el territorio y su poder evocador de la memoria y el viaje como indagación personal y toma de conciencia".

"Territorio y viaje que han ido evolucionando desde su entorno más cercano, los parajes e historias de su Medina del Campo, hasta encontrar en la gran ciudad un marco ideal donde ambos conceptos se funden. Por todo ello, la obra de Ángel Marcos rezuma una gran dosis de personalidad y un profundo arraigo con su tiempo".

"Asimismo --ha continuado-- fruto de ese intenso trabajo y desde su particular mirada, nos ofrece una visión del mundo que hace una llamada a nuestro interior, a lo íntimo de cada uno de nosotros, invitándonos a reflexionar sobre la condición humana y la realidad que nos rodea: el territorio, la naturaleza, las relaciones humanas, la sociedad, sus interacciones y consecuencias".

VUELTA A SU MEDINA NATAL

El presidente de la Diputación de Valladolid ha finalizado su intervención señalando que en uno de sus últimos proyectos, 'Subversión íntima', Ángel Marcos vuelve a su "Medina natal, a los barrios de Las Tudas y La Mota, para llegar a las alcobas, las cocinas, los retratos que forman parte de la intimidad de las familias, la antítesis de la neutralidad, como él mismo lo ha definido". Porque para Ángel, ha insistido, el arte no debe "limitarse a poner encima de la mesa las cuestiones o los debates que afectan a nuestro mundo contemporáneo".

"Su intención es siempre generar pensamiento, en este caso, identificando alternativas en la realidad basadas en el afecto y las relaciones personales. Un trabajo en el que sigue aportando esa reflexión íntima y serena tan necesaria en este mundo dominado por lo impersonal, por el ruido y por las prisas", ha puntualizado.

El acto ha finalizado con un concierto de piano a cargo de Diego Fernández Magdaleno, acompañado de una proyección de imágenes de Ángel Marcos, en un montaje realizado por ambos autores expresamente para la entrega del Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística 2017, con piezas musicales de Philip Glass, Edward Ivory, Stephen Montague y Howard Skempton y e imágenes de diversas obras de Ángel Marcos correspondientes a las series Rastros, Los bienaventurados, Viaje por el Teatro Calderón, La fábrica, La mirada blanca, La mar negra, Paisajes y Auras, así como del proyecto Alrededor del sueño desarrollado en Nueva York, Cuba, China, Madrid, Barcelona y el Vaticano.

Previamente al inicio del acto ha tenido lugar la proyección de otro audiovisual con fotografías tomadas para la ocasión en los alrededores de Medina y Peñaflor de Hornija acompañados de 'El romance del Arriero', del grupo Candeal, perteneciente a su disco Se escucha un grillo en el campo contri más a una persona.