Publicado 27/04/2021 13:59CET

El Ayuntamiento de Valladolid estrena nuevas instalaciones de lavado de vehículos de limpieza tras invertir 1,1 millones

Nuevo lavadero de vehículos del Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Valladolid.
Nuevo lavadero de vehículos del Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Valladolid. - AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

VALLADOLID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Valladolid ha estrenado las nuevas instalaciones para el lavado de los 130 vehículos del Servicio de Limpieza tras una inversión de 1,1 millones de euros en un proyecto concebido con criterios de sostenibilidad energética.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el concejal de Salud Pública y Seguridad Ciudadana, Alberto Palomino, han visitado las instalaciones este martes.

La última inversión del Ayuntamiento de Valladolid para mejorar el Servicio de Limpieza ha supuesto en total 1.120.878 euros y se localiza en un nuevo edificio construido con criterios de eficiencia y sostenibilidad energética en las dependencias de la calle Topacio, ubicadas en el polígono industrial de San Cristóbal.

En un comunicado recogido por Europa Press, fuentes municipales han destacado la apuesta del Gobierno municipal por la mejora de este servicio público que el Ayuntamiento presta directamente a los ciudadanos se evidencia también en las inversiones para modernizar la maquinaria que utilizan los trabajadores en la limpieza de la ciudad.

Además de la inversión en esta instalación, Puente ha recordado que desde el 1 de enero de 2019 hasta hoy se han incorporado 26 vehículos nuevos por valor de 4,3 millones de euros.

El Servicio posee actualmente 130 vehículos que incluyen barredoras, camiones recolectores y diversos vehículos auxiliares, cuyo mantenimiento se lleva a cabo en las propias instalaciones del Servicio.

El lavado de los vehículos, además de ser una cuestión estética, tiene una importancia capital en la conservación de los mismos, ya que debido al trabajo que realizan es necesario realizar el lavado tanto externo como en los habitáculos receptores de residuos, también es necesaria esta limpieza para facilitar y mejorar las condiciones de trabajo de los empleados del taller y de los usuarios que trabajan con los vehículos.

Hasta la fecha el lavado de vehículos se realizaba en dos boxes existentes en el propio taller, que ni tenían capacidad para mantener el buen aspecto estético de la flota, ni aportaban unas condiciones de trabajo óptimas para los operarios que realizaban la tarea. Por otro lado, al estar integrada esta zona de lavado dentro del taller mecánico ocasionaba problemas de olores y humedades.

Por ello se lleva a cabo esta obra, única instalación específica de España de estas características y dimensiones con la función exclusiva de lavar vehículos destinados a la recolección de residuos y a la limpieza viaria.

Con esa explanación se ha llevado a cabo además la construcción de un aparcamiento de los vehículos particulares de los operarios del Servicio de Limpieza que tiene su sede en las instalaciones aledañas de la calle Topacio.

La instalación ocupa un terreno de 973,79 metros cuadrados, mientras que la zona de viales y maniobra abarca 3.574,21, a lo que se suman otros 2.450 del aparcamiento creado.

CUIDAR EL IMPACTO VISUAL

El proyecto, redactado por la empresa GMM Ingeniería y Arquitectura, asumía el reto de estar ubicado en una zona verde de un polígono industrial, lo que exigía cuidar el impacto visual. A ello se sumaba la "obvia necesidad" de garantizar la funcionalidad y la sostenibilidad a un coste ajustado.

La instalación se estructura en una nave rectangular como pieza principal alrededor de la cual se vertebra todo el conjunto: zona de contenedores para la descarga de los residuos de las barredoras; sistema de predepuración para verter a la red de saneamiento el agua utilizada para todo el proceso, los viales de servicio y plataformas de maniobra.

En el espacio que queda entre viales se ubica el aparcamiento de turismos.

El edificio es un prisma compacto de hormigón, con cubierta a un agua de panel 'sándwich' y policarbonato, orientada al sur para optimizar el rendimiento de los paneles fotovoltaicos. Con objeto de procurar la sostenibilidad del inmueble se planteó iluminación natural.

La nave se estructura en cinco módulos independientes de lavado de camiones, dos cuartos de instalaciones y un aseo.

Uno de los módulos se destina al lavado automático de bajos, cajas y a la desinfección. Los otros se destinan al lavado manual con tomas que permiten el lavado a alto caudal y a alta presión, optimizando el uso del agua y detergentes.

Uno de ellos, además, se ha habilitado para el lavado de la parte superior de las cajas de los camiones.

Una de las instalaciones específicas de diseño más singular es la encargada de conducir y tratar las aguas contaminadas por el proceso de lavado, que además arrastran numerosos sólidos.

Las aguas recogidas en el box de lavado se conducen por medio de una red de tuberías y arquetas hasta la zona de desbaste que está compuesta por una zona de desarenado, una reja de gruesos, un tamiz y un separador de hidrocarburos y otros flotantes.

Al tratarse de un vertido continuo de aguas residuales superior 50 metros cúbicos por día, se ha colocado una arqueta de toma de muestras especial que, previa entrega del caudal a la red municipal, analiza el efluente y transmite en tiempo real los resultados de pH, conductividad al servidor informático de Aquavall.

El edificio requiere una gran demanda térmica, debido al elevado consumo de agua caliente necesario para el desarrollo de la actividad, y se ha optado por un sistema de generación que reduce la huella de carbono y el mantenimiento, consistente en una instalación híbrida gas natural/electricidad, con caldera de condensación 100 kW y bomba de calor aerotérmica con alto rendimiento estacional de 66,4kW, apoyada por energía fotovoltaica.

El sistema de gestión decide en todo momento qué tipo de energía consumir, con la idea de fomentar el ahorro energético y el reducir el gasto.

Además, el excedente de energía fotovoltaica, se aprovecha para la demanda energética del resto de la instalación (bombeos, alumbrado...).

La instalación se suma al complejo que el Servicio de Limpieza posee en el polígono de San Cristóbal, desde el cual se operan la mayor parte de las actividades.

El conjunto se compone de nave garaje, taller, oficinas y vestuarios por un lado; instalaciones de vialidad invernal con zona para alojar equipos de esparcido, almacén de fundente y silo de sal marina por otro y finalmente esta nave de lavado y aparcamiento de personal.

Contador