CCOO y UGT expresan satisfacción general con el preacuerdo sobre jornada aunque se muestran prudentes hasta su análisis

Actualizado 17/05/2019 15:04:34 CET

   VALLADOLID, 17 May. (EUROPA PRESS) -

   Los sindicatos CCOO y UGT han expresado su satisfacción general con el preacuerdo alcanzado con la Junta de Castilla y León para volver a la jornada laboral de 35 horas a partir del próximo 1 de junio con carácter general y desde septiembre en educación no universitaria.

   Así lo han señalado el secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT en Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, y la secretaria regional de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones, Ana Rosa Arribas, tras la reunión de la comisión de seguimiento del acuerdo marco por el que se recuperan los derechos de los empleados públicos y se fijan las prioridades en materia de función pública para la legislatura 2015-2019.

   En concreto, Tomás Pérez Urueña, en declaraciones a Europa Press, ha expresado una "satisfacción moderada", ya que ha matizado que se ha llegado a un preacuerdo pero aún no se ha firmado --se tendrá que dar una respuesta el lunes-- y hay que analizar más a fondo por parte de todos los documentos presentados.

   Pérez Urueña ha reiterado que la satisfacción es "moderada" porque aún no se ha firmado, sino que aún siguen las negociaciones en marcha y hay algunos "matices", ya que los presupuestos están prorrogados, no hay un compromiso económico de la Junta, cuyo gobierno el día 26 de mayo "se va" y la recuperación de esta jornada podría suponer 70 millones de euros de gasto adicional.

   Por su parte, Ana Rosa Arribas, aunque también ha expresado "satisfacción" en términos generales ha apelado a la prudencia hasta que se analice el preacuerdo por parte de las federaciones correspondientes del sindicato en las que se encuadran Administración General, Sanidad y Educación.

   "No nos parece mal", ha señalado Arribas en declaraciones a Europa Press, quien ha recordado que había un acuerdo firmado y, una vez cumplidos los objetivos, se pensaba que iba a ser fácil volver a las 35 horas pero ha coincidido en el "momento político muy difícil" por la capacidad limitada que tiene el actual Ejecutivo autonómico, que no puede legislar, por lo que hay que establecer un compromiso para el siguiente gobierno.

   Además, Arribas ha advertido de que además hay que ver "algún matiz" en sectores como el educativo y cómo se aplicaría esta jornada o la negociación de los calendarios en las diferentes áreas de la Junta.

Contador