Clemente pone a CyL como ejemplo de que "equidad" y "calidad" educativa son "caras de la misma moneda"

Sevilla.- Clemente, durante su invertención en la Interparlamentaria
PP
Actualizado 27/10/2018 18:31:32 CET

   VALLADOLID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta del Parlamento Autonómico, Silvia Clemente, ha puesto a Castilla y León como ejemplo de que "equidad" y "calidad" educativa no son "objetivos contrapuestos", sino "dos caras de la misma moneda", al tiempo que ha defendido que la educación concertada además de ser "constitucional y necesaria" es "positiva" como demuestra en la Comunidad.

   Clemente ha participado esta tarde en uno de los tres debates que se han desarrollado en el marco de la Interparlamentaria que el Partido Popular está celebrando en Sevilla. En concreto, ha tomado parte del bloque titulado 'Educar en libertad', que ha sido presentado por la secretaria general del PP-A y número uno por Huelva, Loles López y en la que han estado presentes también la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltrán; el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Francisco Núñez; la secretaria nacional de Educación del PP, Sandra Moneo; el portavoz del Grupo Popular en Cataluña, Alejandro Fernández; la diputada valenciana María José Catalá; y la portavoz adjunta del PP en el Congreso, Isabel Borrego.

   En este marco, la presidenta de las Cortes ha recordado que Castilla y León es la "entidad política de habla española" que "mejores resultados" de calidad y equidad educativas recibe "en todo el mundo" según la última evaluación PISA, unos resultados que, ha asegurado, o dejan de suscitar "perplejidad" si se tienen en cuenta los "hechos diferenciales de la Comunidad".

   Así Clemente reconoce que uno de los datos que emergen del Informe es la "extraordinaria eficiencia" en el gasto público educativo de Castilla y León. Así, ha explicado, en términos de equidad, "no hay diferencias estadísticamente significativas" entre centros públicos y privados, ni diferencias de resultados entre la escuela rural y la urbana.