Dos intoxicados por monóxido de carbono en Salamanca y Ponferrada (León)

Publicado 30/10/2018 22:22:47CET

VALLADOLID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

Dos personas han sufrido intoxicación por monóxido de carbono en Salamanca y Ponferrada y han precisado traslado a un centro hospitalario, según han informado a Europa Press fuentes del Centro de Emergencias 112 de Castilla y León.

El primero de los sucesos se ha producido minutos antes de las 20.21 horas en Salamanca, donde unas llamada al 112 ha avisado de que una joven se encontraba indispuesta en la calle Salmerón de la capital salmantina, probablemente debido a una intoxicación por la mala combustión de un brasero.

La sala de operaciones del 112 ha dado aviso del incidente a bomberos de Salamanca, a la Policía Local, Cuerpo Nacional de Policía y a Emergencias Sanitarias-Sacyl, que ha enviado una UVI móvil.

En el lugar, el personal sanitario ha atendido a la afectada, que ha sido trasladada en UVI móvil al Complejo Asistencial de Salamanca.

Minutos después, el 112 de Castilla y León ha recibido otra llamada que avisaba de un suceso similar en Ponferrada (León), ya que en una domicilio de la Plaza Castilla se encontraba una mujer que se encontraba indispuesta. El personal sanitario que ha acudido para su atención ha comunicado que se trataba de una intoxicación por monóxido de carbono.

Así, la sala de operaciones del 112 ha dado da aviso del incidente a los bomberos de Ponferrada y a Policía Local de Ponferrada y, finamente, el personal sanitario ha atendido a la paciente, una mujer de 78 años, a la que han trasladado en UVI móvil, al Hospital del Bierzo.

Los organismos en el lugar han indicado que el origen de la intoxicación podría ser una cocina de carbón.

La Agencia de Protección Civil ha recordado una serie de recomendaciones para evitar intoxicaciones así como los síntomas más habituales en estos casos, que pueden ser mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos. En caso de que alguna víctima no respire, se aconseja practicar la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia.

Ante el más mínimo indicio de esta situación, se aconseja cortar el gas y evitar toda chispa y focos de calor; no utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, encender las luces, un mechero o tocar los timbres de las puertas, pues podría dar lugar a una explosión.

De la misma forma, se recuerda la conveniencia de abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso; llamar al 112 y explicar la situación con la mayor precisión posible y atender las indicaciones de los médicos de emergencias que se encuentran al otro lado de las línea hasta la llegada de la asistencia