Publicado 25/08/2020 13:21:00 +02:00CET

Familia aporta cerca de 1,5 millones de euros a la Diputación de Segovia para afrontar la COVID en las residencias

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, junto a la consejera de Familia, Isabel Blanco.
El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, junto a la consejera de Familia, Isabel Blanco. - EUROPA PRESS.

SEGOVIA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León ha aportado una cuantía cercana al millón y medio de euros, procedente del segundo Fondo Social Extraordinario, para hacer frente al acondicionamiento de los cuatro centros residenciales dependientes de la Diputación de Segovia en el marco del plan 'Refuerza' puesto en marcha por la institución provincial.

La consejera de Familia, Isabel Blanco, se ha reunido este martes en Segovia con el presidente del ente provincial, Miguel Ángel de Vicente, para conocer de primera mano la evolución de los trabajos, que permitirán "una mejor accesibilidad y la preparación necesaria para la prevención y el aislamiento por posibles rebrotes", ha manifestado el político segoviano.

Blanco se ha interesado por el estado de los proyectos vinculados a los servicios sociales tras la crisis sanitaria, tanto en lo que se refiere a las prestaciones a los usuarios como a la atención en los centros residenciales.

Y es que la Junta, además de los más de 32 millones de euros que aporta a la Diputación en el Acuerdo Marco 2020-2024, ha sumado 649.823 euros en abril a través de una adenda a dicho Acuerdo procedentes de un primer Fondo Extraordinario, de los que 566.924 tenían como finalidad exclusiva paliar las consecuencias sociales de la pandemia y los 82.899 euros restantes se han destinado a financiar las ayudas de alimentación de aquellos escolares de la provincia que contaban con una beca comedor.

Por su parte, el presidente de la Diputación ha agradecido el esfuerzo económico de la Junta de Castilla y León en materia de Servicios Sociales y en su nombre a la consejera, por su buena disposición con la Diputación de Segovia, ya que a los más de 32 millones contemplados en el Acuerdo Marco 2020-2024 suma ahora 1.428.540,64 euros procedentes del segundo Fondo Social Extraordinario establecido para hacer frente a las necesidades de carácter social derivadas de la crisis de la Covid-19.

De Vicente, quien ha asegurado que "la participación y el apoyo a quienes son más vulnerables son el compromiso y la prioridad social central de la Diputación", siempre ha reiterado que los servicios sociales son un pilar fundamental para la institución provincial y ha trasladado a la consejera los detalles de la elaboración -dentro del programa 'Segovia, Provincia REactiva'- del ambicioso plan 'RefuerzA', al que están destinados parte de esos 1.428.540,64 euros del Fondo Social Extraordinario.

Parte de esta cuantía, 162.198,24 euros, están dirigidos a reforzar la plantilla de atención directa y personal de apoyo en tareas auxiliares, otro tanto para atender los servicios de proximidad como el Servicio de Ayuda a Domicilio, la Teleasistencia o el programa Crecemos y 378.462,57 euros a las ayudas de necesidades básicas, la atención a personas sin hogar o las prestaciones a víctimas de la violencia de género.

Por otro lado, los 725.681,59 euros que completan el cerca de millón y medio procedente del Fondo Extraordinario están enfocados a los cuatro centros residenciales que gestiona la Diputación y comprenden, tanto los costes de refuerzo y la sustitución de personal, como la compra de EPIS o productos de desinfección y limpieza entre otros.

El presidente de la institución provincial ha recordado a la consejera que las dotaciones procedentes de la Administración Autonómica, tanto de la primera adenda al Acuerdo Marco, como de este segundo Fondo Social Extraordinario, vienen a reforzar la cantidad de 1.276.264 euros de fondos propios que la Diputación de Segovia ha sumado al presupuesto inicial del Área de Asuntos Sociales -de más de 26 millones de euros-, con el fin de llevar a cabo distintas actuaciones en esta materia tras la aparición de la crisis sanitaria.

OBRAS EN LOS CENTROS RESIDENCIALES

Entre estas actuaciones destaca el acondicionamiento arquitectónico de los centros residenciales CSS La Fuencisla, CAMP El Sotillo y Residencia La Alameda, cuyas obras avanzan a buen ritmo, y las del centro de menores Juan Pablo II.

Así, ahora mismo se está llevando a cabo en el CAMP El Sotillo la creación de una Unidad de Convivencia -la segunda en el centro- que, con siete habitaciones dobles con baño propio, tres de ellas accesibles, tendrá capacidad para catorce residentes.

Esta nueva Unidad, que cuenta con una superficie aproximada de más de 250 metros cuadrados, sería utilizada en caso de una eventual necesidad de zonificación o sectorización en el centro, como consecuencia de una nueva crisis de contagios.

Por otra parte, en el Centro de Servicios Sociales La Fuencisla, la intervención está consistiendo en una reforma integral y un acondicionamiento interior de cuatro salas para camas, un baño para residentes y una sala de descanso del personal con baño propio, que será destinado, en caso de ser preciso, a una 'zona Covid' relativamente aislada del resto del centro.

A ello habrá que sumar la realización de una segunda Unidad de Convivencia para la mejora de la calidad asistencial. Esta segunda Unidad, además, permitirá reforzar la sectorialización del centro e independizar a los residentes en caso de contagio comunitario de manera más ágil y funcional.

En la residencia La Alameda de Nava de la Asunción, las obras han ido orientadas a ampliar la superficie destinada a vestuarios de personal, ya que durante la pandemia ha sido necesario realizar nuevas contrataciones y las medidas de seguridad han obligado a ampliar los espacios, mientras que en el centro Juan Pablo II, las obras de acondicionamiento y dotación de servicios han permitido en los últimos meses terminar de crear los diferentes espacios de convivencia de los residentes en función de sus edades.

Así, a las dos Unidades de Convivencia destinadas a los mayores se han sumado zonas diferentes de estancia para niños de 0 a 3 años, para niños de 4 a 9 años y para menores de 9 a 12 años.

Contador