Discrepancias por las máquinas recreativas bajo servidor

Actualizado 13/12/2014 14:07:49 CET
Juan Luis Chamorro, presidente de Faocale.
Foto: EUROPA PRESS

Alerta del peligro que supone para un sector que integra en la Comunidad a más de 400 operadoras tradicionales y 2.000 trabajadores

   VALLADOLID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El colectivo de operadoras de máquinas Recreativas de Castilla y León se halla en 'pie de guerra' frente a la modificación del decreto 12/2005, que regula las máquinas y los salones de juego en Castilla y León, y que incluye, entre otras medidas, la regulación de máquinas bajo servidor, denominadas SBG, que permitirá su implantación en los bares y cafeterías de la Comunidad y que, en opinión de los empresarios, pone en peligro la pervivencia de un sector compuesto por más de cuatrocientas empresas que dan empleo a más de dos mil trabajadores.

   Si ya en la Ley 11 de 2013, de 23 de diciembre, de Medidas Tributarias se contemplaba este tipo de máquinas, ha sido en 2014 cuando la Dirección General de Ordenación del Territorio y Administración Local, dependiente de la Consejería de Presidencia, ha creado una comisión técnica de trabajo para estudiar la forma de regular las SBG, lo que implicará modificar el decreto 12/2005, de 3 de febrero, que regía el funcionamiento de las tradicionales 'tragaperras'.

   Este nuevo producto ha sido "fuertemente" contestado por la Federación de Asociaciones de Máquinas Recreativas de Castilla y León (Faocale), cuyo presidente, Juan Luis Chamorro, en declaraciones a Europa Press, entiende que obligará a las operadoras asociadas a realizar unos gastos innecesarios para adquirir, en propiedad o régimen de alquiler, máquinas que, en la mayoría de los casos, serán facilitadas por empresas extranjeras y que por ello supondrá compartir con un tercero el pastel que hasta ahora se repartían entre dos.