Grefa culmina la liberación de buitres negros en la Sierra de la Demanda en Burgos con la suelta de 16 ejemplares

Uno de los buitres liberados en la Sierra de la Demanda. 8-10-2018
GREFA
Publicado 08/10/2018 14:56:03CET

VALLADOLID, 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

La asociación conservacionista Grefa ha liberado a siete machos y nueve hembras de buitre negro en el término municipal de Huerta de Arriba (Burgos), en la Sierra de la Demanda, para continuar con la labor de reintroducción de la especie en la zona.

Según han informado fuentes de Grefa en un comunicado recogido por Europa Press, las 16 aves han culminado así el proceso de aclimatación después de nueve meses en un jaulón instalado en Huerta de Arriba, zona elegida para llevar a cabo el Proyecto Monachus, con la colaboración de varios organismos públicos y entidades.

El objetivo es recuperar esta especie amenazada en la zona seleccionada por Grefa para el proyecto, donde hace un año se llevó a una liberación similar con un primer grupo de buitres negros, a los que se unirán los 16 ejemplares soltados este domingo, en coincidencia con la celebración en todo el mundo el pasado fin de semana del Día de las Aves.

Más de setenta personas llegadas de diferentes sitios de España, vecinos de Huerta de Arriba, así como colaboradores y simpatizantes del Proyecto Monachus, han podido acceder a un punto de observación habilitado a un kilómetro en línea recta de la zona de liberación para observar a los buitres negros a una distancia prudencial sin ocasionarles molestias, una vez que eran liberados. El día anterior, en el pueblo de Huerta de Arriba, se llevó a cabo una presentación pública de esta actuación.

Gracias al marcaje con emisores GPS de esas aves, se ha podido seguir al detalle sus movimientos por la zona de suelta durante las primeras horas de su vida en libertad y será posible rastrear los movimientos que emprendan a partir de ahora.

"Nuestra esperanza es que tarde o temprano acaben fijando su territorio en la Sierra de la Demanda y la especie, tras más de medio siglo sin criar en esta zona, vuelva a reproducirse en un futuro no muy lejano", ha explicado la bióloga responsable del Proyecto Monachus de GREFA en la Sierra de la Demanda, Lorena Juste.

El largo periodo de tiempo en el que los buitres negros han permanecido en el jaulón de aclimatación de Huerta de Arriba ha sido "fundamental" para que estas aves se vinculasen al territorio en el que han sido liberadas.

Los buitres negros liberados, cedidos por diferentes comunidades autónomas, proceden en su mayoría de centros de recuperación de fauna silvestre. Dos de ellos, Zolorro, nacido en 2016, y Babieca, nacida este mismo año, vieron la luz en el centro de cría en cautividad de la especie que Grefa tiene en Majadahonda (Madrid).

"En las próximas semanas, cuando los buitres negros ahora liberados amplíen sus movimientos respecto al punto de liberación, un nuevo grupo de ejemplares de la misma especie será introducido en el jaulón de aclimatación con vistas a su liberación en el otoño de 2019 y así sucesivamente durante unos diez años", anuncia Juste.

Contador