Actualizado 22/03/2012 20:35 CET

Ibercaja y Caja3 crean un grupo "finalista", con "solvencia y liquidez" y que operará desde julio

Presidentes De Ibercaja Y Las Entidades Que Conforman Caja3 En Zaragoza
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

Ibercaja y Caja3 han presentado esta tarde en la capital aragonesa su acuerdo de integración, un proyecto "finalista", que "tiene futuro por sí sólo, sin necesidad de más compañeros de viaje" y con "solvencia y liquidez". El nuevo grupo resultante de su unión comenzará a operar desde el mes de julio, cuando se cierre por completo este acuerdo.

Así lo han explicado esta tarde el presidente de Ibercaja, Amado Franco, el presidente de Caja3 y de Caja Círculo, Vicente Ruiz de Mencía, el presidente de Caja Inmaculada (CAI) y vicepresidente primero de Caja3, Juan María Pemán, y el presidente de Caja Badajoz y vicepresidente segundo de Caja3, Francisco García Peña, quienes han comparecido en rueda de prensa acompañados por el consejero delegado de Caja3, Luis Miguel Carrasco.

Amado Franco ha subrayado que la nueva entidad resultante, que tendrá sede en Zaragoza, surge "con tamaño suficiente y con ratios que garantizan su futuro" y ha recalcado que "hoy por hoy" no se mantienen negociaciones "con nadie". De hecho, ha defendido que de las operaciones estudiadas "ésta es la mejor" y sobre el tamaño resultante de la unión ha opinado que "el tamaño es secundario" porque lo importante "es la garantía y la solvencia del proyecto".

Sobre el proceso de reestructuración, el presidente de Ibercaja ha garantizado que "las cosas se harán de la mejor manera posible, pero habrá objetivos de eficiencia irrenunciables" y ha prometido a los trabajadores "diálogo y transparencia".

Así, después de que el pasado 29 de febrero los consejos de administración de Ibercaja Banco y Banco Grupo Caja3 y las cuatro cajas accionistas de los mismos --Ibercaja, Caja Inmaculada, Caja Badajoz y Caja Círculo-- aprobaran el inicio de este proceso de fusión, ahora se da el primer paso de un camino que concluirá en julio y en que las entidades desean conservar sus señas de identidad, como la labor que desarrollan en sus obras sociales.

Hasta julio, cuando concluya el proceso de integración jurídica, debe elaborarse el plan de integración, balances y cuenta de resultados previstas para los próximos meses; recibir las autorizaciones del Banco de España, Ministerios de Hacienda y Economía, CNMV y demás organismos regulatorios, así como de las juntas de accionistas de los respectivos bancos.

El nuevo grupo tendrá 65.000 millones en activos y un volumen de actividad que alcanzará los 104.000 millones de euros. Los fondos propios se sitúan en 4.000 millones de euros, ocupando el noveno puesto en el ranking nacional. La nueva entidad contará con una red de 1.622 oficinas y 7.230 empleados, con una base de 3,3 millones de clientes.