Publicado 16/03/2021 12:19CET

La Junta espera aprobar en cuatro meses el nuevo Decreto de Teletrabajo

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, durante la presentación del nuevo Decreto de Teletrabajo y la Guía de Transformación Digital para los empleados públicos.
El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, durante la presentación del nuevo Decreto de Teletrabajo y la Guía de Transformación Digital para los empleados públicos. - JCYL

   VALLADOLID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La Junta de Castilla y León espera aprobar en unos cuatro meses el nuevo Decreto de Teletrabajo que pretende ampliar los supuestos en los que se pueda desarrollar esta modalidad laboral e impulsa una Guía de Transformación Digital para los empleados públicos para avanzar en la digitalización de la Administración.

   El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, acompañado por la directora general de Función Pública, Paloma Rivero, y la directora general de Telecomunicaciones y Transformación Digital de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, Elena Álvarez, ha presentado estas dos acciones en las que ambas consejerías y la Escuela de Administración Pública de Castilla y León (ECLAP) han trabajado conjuntamente por la modernización de la Administración.

   Ibáñez ha asegurado que estas novedades constatan que "la Administración de Castilla y León está inmersa en una acelerada transformación digital" y ha apuntado que la pandemia ha acelerado este camino especialmente en el ámbito educativo, el sanitario, la administración electrónica o el teletrabajo, "poniendo de manifiesto la importancia de Internet y la tecnología, gracias a las cuales ha sido posible dar continuidad a los servicios públicos pese a las adversidades".

   Así, se ha publicado en el Gobierno Abierto de la Junta el borrador del nuevo Decreto de Teletrabajo, que se pretende aprobar en unos cuatro meses en consenso con las organizaciones sindicales, y que se impulsa tras la aprobación el pasado mes de septiembre del artículo 47 bis "teletrabajo" en el Estatuto Básico del Empleado Público a nivel nacional -en cuya elaboración formaron parte activa las aportaciones de Castilla y León-.

   La Junta pretende con este nuevo texto simplificar el procedimiento de acceso, ampliar los supuestos de acceso al teletrabajo, determinar la identificación de los puestos con posibilidad de teletrabajar en las Relaciones de Puestos de Trabajo (RPT), dar mayor participación a las organizaciones sindicales en la gestión y seguimiento, reforzar el seguimiento y análisis de las autorizaciones y denegaciones creando un sistema homogéneo de concesiones, facilitar el trabajo a los gestores de estas autorizaciones y regular el trabajo en remoto como forma excepcional de prestación de servicios en situaciones de alarma extraordinarias.

   Ibáñez ha defendido la capacidad de adaptación de la Administración y la profesionalidad de los empleados públicos para los cambios que han sido necesarios durante la pandemia.

   A este respecto, ha concretado que desde 2018 se habían autorizado 716 solicitudes de teletrabajo hasta el inicio pandemia, cuando quedaban 200 trabajadores en esa modalidad, pero tras estado de alarma se han gestionado casi 1.100 peticiones y 661 personas continúan teletrabajando ahora, lo que a su juicio "acredita que este modelo de prestación laboral ha llegado para quedarse".

MAYOR ACCESO

   Aunque se trata de impulsar el teletrabajo, Ibáñez ha aclarado que hay algunos servicios que no pueden acogerse a él como algunos esenciales del ámbito sanitario o educativo u otros que requieran presencialidad, lo que supone un alto porcentaje de los más de 85.000 trabajadores de la Junta.

   Sin embargo, Paloma Rivero ha explicado que también pueden identificarse puestos en los que parte de las tareas si puedan realizarse en remoto y ha puesto como ejemplo la labor de un docente que podría acumular un conjunto de labores que podría realizar en un día concreto mediante teletrabajo porque no requiera presencialidad, por ejemplo.

   El consejero ha indicado que este Decreto se sustenta en una serie de principios que dan respuesta a las nuevas demandas sociales, busca la flexibilidad y adaptación a la nueva coyuntura social y económica, la contribución a la fijación de población en el medio rural o la contribución a la sostenibilidad ambiental, entre otros.

   "Buscamos, además, que este nuevo impulso al teletrabajo sea una ventaja para la conciliación de la vida laboral y familiar, y que contribuya a la mejora de la actitud de los trabajadores y un aumento del rendimiento", ha indicado Ibáñez.

   La directora general de Función Pública, quien ha señalado que se pretende alcanzar un consenso con las organizaciones sindicales, ha incidido en que la Administración tendrá que facilitar los medios para que los empleados que accedan a esta modalidad de trabajo puedan desarrollarlo sin problemas.

   A este respecto, la directora general de Telecomunicaciones y Transformación Digital ha apuntado que todo esto supondrá una importante inversión en medios tecnológicos, aunque aún no se ha evaluado el impacto concreto que tendrá.

TRANSFORMACIÓN DIGITAL

   En línea con el teletrabajo, se ha presentado la Guía de transformación digital dirigida al empleado público y que aporta valor a las competencias de los profesionales que trabajan en la prestación de los servicios públicos.

   Tal y como ha indicado el consejero, los fines de la Guía son sensibilizar acerca de la importancia de la transformación digital en la Administración, difundir entre los empleados públicos lo que supone el proceso de transformación digital y capacitarles en la mejora de su desempeño, y describir las competencias clave de las personas asociadas a la transformación digital en Castilla y León.

   La guía se acompaña de una amplia oferta de acciones formativas de competencias digitales gestionadas por la ECLAP, que incluyen 48 acciones formativas para este año 2021. Asimismo, se está desarrollando un proyecto, en colaboración con la Dirección General de la Función Pública y la Dirección General de Telecomunicaciones y Transformación Digital, para la certificación de las competencias digitales de los empleados públicos.

   Tal y como ha explicado el consejero, los medios de los que se disponen en la actualidad permiten manejar más información, con mayor capacidad de gestión y procesado, de tal forma que se pueda prestar un mejor servicio a la sociedad, "sin embargo, es sabido que el éxito de la transformación digital no solo depende de la tecnología utilizada y cómo se implemente, sino que es necesario asegurar que las personas sepan aprovecharla para sacarle el máximo potencial, aportando valor, pues la realidad es que la tecnología solo es útil en la manera en que se usa".

   De esta forma, la Junta pretende que las personas que trabajan en la Administración se sientan protagonistas del cambio y pieza fundamental de la transformación digital, que estén sensibilizados sobre su importancia a la vez que también puedan acceder a claves y recursos prácticos para su capacitación.

   Las áreas competenciales más relevantes que contiene la guía versan sobre innovación, adaptación al cambio, la toma de decisiones basada en datos, el trabajo colaborativo, la orientación a la ciudadanía, la productividad personal y el tecnoempoderamiento.

   Finalmente, el consejero ha anunciado que ya se han iniciado los trámites para consulta pública del nuevo Decreto de Teletrabajo, así como la posibilidad de acceder a consultar la Guía de Transformación Digital en el portal web de la Junta de Castilla y León destinado a la ECLAP.

   "La modernidad es hoy una nota definitoria del Gobierno autonómico, un gobierno de la transformación y del cambio de Castilla y León. Por ello, la Junta pone la innovación y la digitalización al servicio de nuestros empleados públicos, para que, sin duda, esta actuación redunde en unos mejores servicios públicos para todos nuestros paisanos", ha concluido Ibáñez.