Actualizado 13/02/2021 11:27 CET

Se levantan las medidas excepcionalísimas en los 25 municipios sometidos a este régimen

Dos maniquíes con mascarilla en un comercio de Tordesillas, Valladolid (España), a 20 de enero de 2021.
Dos maniquíes con mascarilla en un comercio de Tordesillas, Valladolid (España), a 20 de enero de 2021. - Photogenic/Claudia Alba - Europa Press

   VALLADOLID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La Junta de Castilla y León ha decidido no prorrogar el régimen preventivo de medidas excepcionalísimas frente a la COVID-19 vigente en 25 municipios de la Comunidad y tampoco ha incorporado a este listado nuevas poblaciones.

   La medida afectaba, en la provincia de Ávila, a Sinlabajos y Solana del Rioalmar; en Burgos, a Castrojeriz y Santo Domingo de Silos; en León, Puebla de Lillo, Santa Colomba de Somoza, Vegaquemada y Villamor de la Vega; en Palencia, Autilla del Pino, Becerril de Campos, Calzada de los Molinos, Dueñas, Monzón de Campos, Palencia capital y Revenga de Campos.

En la provincia de Salamanca, la medida afecta a Béjar, Encinas de Arriba, Guijuelo, Ituero de Azaba y Ledesma; en Segovia, a Aylllón; en Soria, a Tardelcuende; en Valladolid, a Peñaflor de Hornija y en Zamora, a Arcos de la Polvorosa y Barcial del Barco.

   La mejora de los indicadores epidemiológicos registrada en los últimos días ha permitido a la autoridad sanitaria autonómica adoptar esta decisión al respecto del actual listado de municipios, vigente hasta las 17.59 horas de este domingo, 14 de febrero, pero que ahora ni se prórroga ni se actualiza con nuevos municipios.

   La Consejería de Sanidad evalúa de forma continua la situación epidemiológica y sanitaria en Castilla y León, con el fin de garantizar la adecuación de las medidas que pudieran ser necesarias a la evolución de los indicadores epidemiológicos, asistenciales, sociales, económicos y de movilidad.

   La Junta de Castilla y León insiste, no obstante, en la necesaria responsabilidad ciudadana para con el cumplimiento de las medidas preventivas de carácter general: uso obligatorio de la mascarilla, distancia interpersonal, necesidad de limitar los encuentros sociales fuera del entorno de convivencia estable e higiene frecuente de manos, así como aquellas otras de ámbito sectorial definidas en la normativa vigente.

   La permanencia en grupos personales en espacios públicos y privados sigue limitada a cuatro personas y, en lugares de culto, a un tercio del aforo, con un máximo de veinticinco asistentes.

   Todas las provincias castellanoleonesas se encuentran en el nivel 4 reforzado para la contención pandémica, con sus correspondiente medidas excepcionales frente a la COVID-19 y se mantiene el cierre perimetral del territorio autonómico y en todas y cada una de las provincias de Castilla y León; asimismo el toque de queda está vigente entre las 20.00 y las 6.00 horas.