Actualizado 17/08/2021 15:35 CET

Mañueco promete una "respuesta inmediata" para ayudar a los afectados y restaurar y proteger el terreno

Visita de Fernández Mañueco al Puesto de Mando Avanzado en El Barraco.
Visita de Fernández Mañueco al Puesto de Mando Avanzado en El Barraco. - JUNTA DE CYL.

Va a pedir al Gobierno la máxima colaboración a través de la declaración de Zona Catastrófica o ayudas a través de Protección Civil

EL BARRACO (ÁVILA), 17 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha prometido este martes una "respuesta inmediata" para ayudar a los afectados por el incendio desatado en el término abulense de Navalacruz, aún activo y del que se espera lograr su estabilización en próximas horas.

El máximo responsable del Ejecutivo autonómico se pronunciaba en tales términos desde El Barraco, tras visitar el Puesto Avanzado de Mando allí emplazado y que controla la evolución de un fuego originado el sábado y que sigue aún activo.

Sin embargo, tras otras intensas horas de trabajo, hay una parte del perímetro que está estabilizada, aunque en otras aún hay llama. Si las circunstancias climatológicas evolucionan como se espera, el operativo confía en su estabilización en las próximas horas. Lo que sí ha concretado es que los pueblos de la zona "están asegurados".

Eso sí, Fernández Mañueco ha advertido, tras reunirse con los responsables del operativo en el Puesto de Mando Avanzado (PMA) de El Barraco, de que el perímetro -de unos 130 kilómetros- está caliente, por lo que puede haber reproducciones en el que ya es el fuego de mayor extensión sufrido en la Comunidad desde que la Junta cuenta con las competencias en la materia y también en España a lo largo del presente año.

Sin embargo, ha declinado dar cifras de la superficie afectada pese a que el consejero de Fomento haya apuntado unas 12.000 y el satélite Copérnico las haya elevado a unas 20.000, toda vez que, como ha puntualizado, "dentro del perímetro hay bolsas arboladas que no han ardido".

"Queda un intenso trabajo para el control y la extinción", ha subrayado el jefe del Ejecutivo autonómico, quien ha apuntado también que desde la Junta de Castilla y León ya se está trabajando para recuperar la zona y ayudar a los afectados.

En este sentido, ha anunciado que se tomarán de forma urgente medidas preventivas para evitar el deterioro del suelo, las enfermedades forestales, los arrastres por lluvias y mantener la pureza del agua.

Además, Fernández Mañueco ha recalcado que el Gobierno autonómico está al lado de las personas que han sufrido este devastador incendio, a quienes ha mandado un mensaje de apoyo. "Castilla y León entera, toda España, tiene su corazón puesto aquí en Ávila con todas las personas que están pasando dificultades y con aquellos que están trabajando en el operativo", ha enfatizado.

De hecho, ya se ha comenzado a trabajar con los agricultores y ganaderos para "dar una respuesta inmediata" a la ganadería de modo que tenga garantizada la comida y bebida y se espera la celebración de reuniones con las OPA en los próximos días a tal efecto.

SOLICITUD DE AYUDA AL GOBIERNO

Además, en colaboración con el resto de administraciones, la Junta evaluará los daños y los apoyos que desde todas las instancias se puedan ofrecer a los damnificados. Al respecto, ha reclamado al Gobierno central la máxima colaboración, convencido de que así será, bien mediante la declaración de Zona Catastrófica o bien a través de las ayudas de Protección Civil.

Fernádez Mañueco ha resaltado la importancia de trabajar de manera conjunta también con ayuntamientos y la Diputación de Ávila para "estar al lado de las personas que más están sufriendo" y poder acometer trabajos para restaurar aquellas infraestructuras dañadas en distintas localidades.

El presidente de la Junta ha valorado el trabajo extraordinario que está realizando en amplio dispositivo desplegado, con más de 1.000 efectivos movilizados, para hacer frente a un incendio que también es extraordinario al concurrir en él elevadas temperaturas, fuertes vientos y baja humedad.

Se trata de un dispositivo, ha señalado Fernández Mañueco, que además de estar formado por el personal de Castilla y León también cuenta con el apoyo de otras administraciones a las que ha dado las gracias por la colaboración: efectivos de extinción del Gobierno central, UME, Guardia Civil, Policía Nacional, así como de otras comunidades autónomas como Madrid, Galicia, Castilla-La Mancha y Extremadura.

También, ha agradecido su implicación a las administraciones locales y alcaldes de la zona, bomberos, policía local, voluntarios de Protección Civil, Cruz Roja, Diputación y Ayuntamiento de Ávila, además de los propios voluntarios que dentro que se han unido de manera coordinada al operativo.

El presidente ha confirmado que es ya el incendio que más terreno ha consumido en Castilla y León y ha apuntado que se hará una reflexión interna desde la Junta con la idea de que en los próximos Presupuestos de la Comunidad se tenga en cuenta para reforzar el operativo y actuar aún con mayor rapidez.