Un proyecto europeo contribuye a la mejora del hábitat alimenticio de aves necrófagas

Buitre negro
JUNTA
Actualizado 31/12/2018 14:34:22 CET

   VALLADOLID, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El proyecto europeo Life+ Feeding Scavengers, cofinanciado por la Unión Europea a través del programa Life+, y en el que participan la Fundación CBD-Habitat, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente y la Fundación del Patrimonio Natural de Castilla y León, que se ha desarrollado durante cuatro años con una inversión de más de 759.000 euros, ha contribuido a mantener las poblaciones de aves necrófagas como el buitre negro, el milano y el alimoche. El uso de cadáveres para la alimentación de estas especies es una forma de gestión de cadáveres limpia, sostenible, legal y gratuita.

   Los trabajos comenzaron en julio de 2014 y han finalizado en diciembre de 2018, desarrollándose por tanto durante más de cuatro años, con un presupuesto de 759,811 euros, el 60 por ciento corresponde a financiación europea, según ha indicado la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press.

   Además de los tres socios, en el proyecto colaboran cerca de 550 explotaciones ganaderas, cuya participación ha sido imprescindible, y una treintena de asociaciones, cooperativas y otras organizaciones ganaderas.

   La recuperación de la ancestral relación entre los ganaderos y las aves necrófagas es el centro del trabajo conjunto que se está propiciando en Castilla y León a través de este proyecto. Esta iniciativa se desarrolla en 26 Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPAS) de la Red Natura 2000 del sur de Castilla y León. En total, afecta a 784.050 hectáreas de las provincias de Salamanca, Ávila, Valladolid, Segovia, Burgos y Soria, donde se albergan algunas de las mayores poblaciones de aves necrófagas de Europa.

Contador