Rey precisa que no están en contra de la reversión de los recortes, pero reclaman un acuerdo para la financiación

Fernando Rey, tras la Conferencia Sectorial de Educación
JCYL
Publicado 30/07/2018 16:07:31CET

Cifra en 60 millones de euros el coste anual en Castilla y León de las medidas presentadas por el Gobierno

VALLADOLID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, ha explicado este lunes los motivos por los que los cinco representantes de comunidades del PP en la Conferencia Sectorial de Educación han abandonado la misma ya que afirma que no están en contra de que se reviertan los recortes aplicados en 2012 pero reprochan que las decisiones requieren un acuerdo de financiación.

Los consejeros de las comunidades de Castilla y León, Galicia, Madrid, Murcia y La Rioja han abandonado anticipadamente la reunión de la Conferencia celebrada este lunes en la sede del Ministerio en Madrid al considerar como "una chapuza" la convocatoria de la reunión, la primera con Isabel Celaá al frente de la cartera de Educación.

El propósito de esta Conferencia Sectorial de Educación era informar a los consejeros autonómicos sobre el anteproyecto de ley con el que el Gobierno derogará el Real Decreto Ley 14/2012 de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo, aprobado en 2012 por el ejecutivo de Mariano Rajoy.

"Claramente no nos oponemos a que se reviertan", ha matizado Rey, quien ha explicado que esas decisiones, en opinión de los consejeros del Partido Popular requerirían unos recursos adicionales por parte del Ministerio "que no están disponible", por lo que temen que su aplicación pueda generar "más desigualdad" entre profesores de unas comunidades y otras.

Rey ha aseverado que el Ministerio no ha hablado previamente con las comunidades autónomas, que no han conocido el coste y no han podido llegar a acuerdos para asumirlo. De hecho, ha precisado que en el caso de Castilla y León, la reversión de recortes que se aplicaron en 2012 por parte del Gobierno de Mariano Rajoy supondrían un coste de 60 millones de euros anuales.

Con este anteproyecto, se revertirán las medidas que quedaban vigentes, como la posibilidad de incrementar el número de alumnos por aula y las horas lectivas de los docentes, así como el aumento del plazo de sustitución de profesores hasta los diez días.

"Sostenemos que estas medidas requieren acuerdo de financiación, podremos adoptarlas cuando exista otro marco", ha añadido Rey, que ha advertido de que sin financiación sería "el típico 'invito yo, el Ministerio, pero pagas tú, la Comunidad autónoma".

De hecho, ha reflexionado que el Gobierno podría estar "muy tentado" a este tipo de decisiones, pues ha recordado que "no tiene mayoría parlamentaria, no es capaz de sacar sus presupuestos, puede tener tentación de cambiar normas y echar más carga de gasto a las Comunidades Autónomas sin dar un sólo euro", lo que ha considerado que "no es de recibo".

Fernando Rey ha interpretado que el PSOE se ha visto "en plena campaña electoral andaluza" y ha dado prioridad a determinadas medidas y no a la marcha de la actual legislatura, por lo que ha reiterado su "pena y decepción".