Actualizado 24/12/2016 13:54 CET

Salamanca, quince años después de su Capitalidad Cultural

Patio de butacas del Liceo, rehabilitado por la Capitalidad
EUROPA PRESS

   SALAMANCA, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Por aquel entonces, poco o nada se sabía en la ciudad de la 'Nochevieja Universitaria'. Eran otros tiempos, cuando las campanadas solo se celebraban una vez cada doce meses. Esa noche -31 de diciembre de 2001- se ponía fin a un año pero, sobre todo, se daba la bienvenida a otro muy importante en Salamanca.

   Con la última campanada, en el momento de mayor algarabía en el ágora, un gran logotipo se iluminó en la fachada principal, era el emblema de la Capitalidad Cultural Europea, de la que gozaría la ciudad durante doce intensos meses.