Vecinos de Medina se constituirán en asociación para rehabilitar la ermita del Hospital Simón Ruiz

Publicado 13/12/2014 14:14:44CET

Pretenden crear un grupo de voluntarios, dirigidos por técnicos en la materia, para acometer las obras de restauración

MEDINA DEL CAMPO (VALLADOLID), 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Vecinos de Medina del Campo (Valladolid) se han movilizado con el fin de constituirse en asociación y crear un grupo de voluntarios al objeto de rehabilitar la ermita del Hospital Simón Ruiz, declarado Bien de Interés Cultural y cuyo estado de deterioro, incluido un derrumbe de parte del mismo el 13 de noviembre, ha llevado a la Fiscalía de Valladolid a solicitar la apertura de diligencias penales.

Ante la convicción de el estado de ruina se acrecentará sin que nadie le ponga remedio, impulsores de esa iniciativa se reunieron este pasado jueves con la alcaldesa y presidenta del Patronato de la Fundación Simón Ruiz, Teresa López, a quien trasladaron la idea de crear la 'Asociación para la Reconstrucción de la Ermita Simón Ruiz'.

El portavoz, Néstor Fernández, en declaraciones a Europa Press, anunció el propósito de registrar la próxima semana la asociación en la Delegación Territorial de la Junta para, una vez constituida con sus correspondientes estatutos, crear un grupo de voluntarios que, bajo la dirección de técnicos, acometa unos trabajos de rehabilitación que se circunscribirían a la ermita del referido hospital, de unos 30 metros cuadrados y que a mediados de noviembre sufrió el derrumbe de su espadaña.

CUENTAN YA CON VOLUNTARIOS, TÉCNICOS Y MAQUINARIA

"Contamos ya con voluntarios que ofrecen mano de obra y maquinaria y hemos hablado con técnicos cualificados, aparejadores y algún arquitecto, para encargarse de la dirección de los trabajos", ha explicado Fernández, quien precisa que para ello reutilizarían parte del ladrillo allí existente, siempre y cuando obtuvieran los permisos pertinentes de la Dirección General de Patrimonio de la Junta.

El portavoz del colectivo a punto de constituirse asegura que la alcaldesa ha comprometido su apoyo, siempre y cuando los voluntarios obtengan las autorizaciones correspondientes, y asegura que otras asociaciones han comenzado a adherirse al proyecto, entre las que ha citado el movimiento Scout y la Junta de Semana Santa de la villa medinense.

Lejos de querer "polemizar" y buscar culpables a la actual situación del Hospital Simón Ruiz, Néstor Fernández, propietario de una academia privada de enseñanza, asegura que esta iniciativa vecinal no pretende otra cosa que recuperar la ermita y ponerse a disposición de la fundación propietaria de la misma.

La reacción vecinal se produce semanas después de que la Fiscalía de Valladolid anunciara la apertura de diligencias penales para determinar posibles responsabilidades ante el progresivo deterioro del Hospital Simón Ruiz, sito en la confluencia de la calle Costado del Hospital y la Avenida de Portugal, declarado Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento, por Decreto de 13 de junio de 1991, y protegido como tal en la Ley 12/2002, de 11 de junio, de Patrimonio Cultural de Castilla y León, y Decreto 37/2007, de 19 de abril, del Reglamento de Protección del Patrimonio Cultural de la Comunidad.

Construido a finales del siglo XVI y principios del XVII, fue Hospital de Medina del Campo hasta finales del siglo XX, después en sus dependencias albergó el Centro de Salud, algunas peñas del municipio y fue lugar donde ensayaba una banda de cornetas y tambores de Medina del Campo.

UTILIZADO COMO ALMACÉN MUNICIPAL

En los últimos años ha dejado de tener uso salvo el de almacén municipal, a pesar de que es BIC y está prohibido este uso. Su actual estado, según refiere la Fiscalía, ha propiciado incluso el acceso de terceras personas que han llegado a sustraer elementos del Retablo Mayor de la capital, hechos por los que se ha seguido procedimiento abreviado en el Juzgado de lo Penal 2.

La apertura de la presente investigación responde así a la denuncia pública formulada a mediados de noviembre por la Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Valladolid, que, pese a algunas opiniones locales minimizaban lo ocurrido, ya alertaba entonces de la "pérdida irreparable" del monumento ante la particularidad de cada una de las partes del Hospital así como de la construcción en ladrillo mudéjar datada a finales del siglo XVI y principios del XVII.