Publicado 08/09/2020 14:14CET

La clase política andorrana hace un llamamiento a la unidad y al diálogo en el día de Meritxell

Las autoridades andorranas, con mascarilla y separadas por un metro y medio, escuchan el discurso pronunciado por la síndica general, Roser Suñé.
Las autoridades andorranas, con mascarilla y separadas por un metro y medio, escuchan el discurso pronunciado por la síndica general, Roser Suñé. - CONSELL GENERAL

La síndica general pide recuperar "el valor de la palabra, y, a su vez, el valor del silencio"

ANDORRA LA VELLA (ANDORRA), 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La clase política andorrana ha coincidido en hacer un llamamiento a la unidad y al diálogo en el día de Meritxell; día en que Andorra celebra su fiesta nacional, esta vez marcada por la emergencia sanitaria de la Covid-19.

La síndica general --presidenta del parlamento--, Roser Suñé, ha llamado a "la responsabilidad, individual y colectiva, con el fin de actuar, por encima de todo, por el bien común".

En el discurso que ha pronunciado en el vestíbulo de la sede del Consell General, ha manifestado el compromiso de la institución "de trabajar con rigor con el fin de dotar al Principado de las mejores herramientas para hacer frente, de manera exitosa, a los retos que se plantean".

La síndica general ha pedido que el miedo y la incertidumbre que ha generado la pandemia "no debería servir de excusa para desentenderse de las causas comunes", empezando por aquellas que afectan al país, ha matizado.

Ha recordado que "el diálogo, tan preciado como siempre y a la vez más necesario que nunca, requiere de aportaciones que sean fruto de un análisis reposado, de la valoración argumentada de propuestas alternativas".

"El ruido, la cacofonía, el hecho de pontificar desde posicionamientos absolutos y que no tienen de la empatía necesaria en un mundo que es, afortunadamente, plural y diverso, nos distancia mucho más los unos de los otros que una mascarilla o el metro y medio preceptivo en tantos espacios públicos", ha manifestado Suñé.

Ha añadido la petición de "recuperar, en el día a día, el valor de la palabra, y, a su vez, el valor del silencio"; cosas que ayudaran también a la cohesión social que pregona el lema del país 'Viruts, Unitas, Fortior', como ha recordado la presidenta del parlamento.

EL NUEVO CURSO POLÍTICO

Tanto el jefe de Gobierno, Xavier Espot, como los presidentes de los distintos grupos parlamentarios, han coincidido en calificar de acertado el discurso de la síndica general, y más en "el momento actual".

Espot ha valorado que el día de la fiesta nacional es "un buen día" para celebrar los valores que caracterizan el país, y ha pedido que se tengan más presentes en el día a día.

Sobre el nuevo curso político que empieza, el jefe de Gobierno ha explicado que, a pesar de la preocupación por la situación sanitaria y que hay que tratar de minimizar sus efectos y propagación, "la vida ha de continuar", y eso será objeto del debate de orientación política, que se celebrará este mes de septiembre.

Por su parte, el presidente del grupo parlamentario Demòcrata --el mayoritario--, Carles Enseñat, ha manifestado, en declaraciones a la prensa, la voluntad de "encontrar puntos de equilibrio" con los grupos de la oposición en las leyes que se tengan que aprobar.

Ha señalado que el debate de orientación política servirá al Gobierno para presentar las líneas estratégicas para los próximos años y también para ver si los grupos de la oposición hacen aportaciones o se quedan en la confrontación; Enseñat ha asegurado que por su parte tendrá las "puertas abiertas".

Por parte del grupo parlamentario liberal --que también apoya el Gobierno--, Ferran Costa ha manifestado que hay "retos muy difíciles por delante y hace falta la máxima unidad" para superarlos.

Ha asegurado que se ha hecho un trabajo intenso para reconfigurar el programa de acción gubernamental y que desde la coalición de Gobierno se tendrá la "mano extendida" para recoger las propuestas que se puedan hacer llegar por parte de los grupos de la oposición.

En la misma línea, el representante de Ciutadans Compromesos, Carles Naudi, ha destacado la "empatía y voluntad de estar al servicio de las personas" que tiene que regir las instituciones en el escenario actual y próximo, de post pandemia.

Por parte de la oposición, el líder del grupo socialdemócrata --el segundo en tamaño en el parlamento--, Pere López, ha manifestado que, haciendo autocrítica entre todos, al principio de la pandemia ha faltado diálogo; una cuestión que "no aporta nada darle más vueltas".

Ha manifestado esperanza en que se puedan trabajar propuestas conjuntamente; ha puesto el ejemplo de la comisión mixta con representantes del Consell General, el Gobierno, los comuns --ayuntamientos-- y los agentes económicos y sociales para elaborar propuestas que ayuden en la crisis causada por la Covid-19.

El presidente del grupo parlamentario de Terceravia --también en la oposición--, Josep Pintat, ha afirmado que el diálogo siempre es importante y que hacer aportaciones es su "obligación" como consellers generals.

Ha valorado que el debate de orientación política servirá para transmitir "tranquilidad a los ciudadanos y el tejido empresarial", en el sentido que se perfila un rumbo claro para el futuro del país.

LA CELEBRACIÓN POPULAR

La celebración de la fiesta nacional ha estado marcada por la emergencia sanitaria, que ha obligado a suspender los actos más populares y a restringir el aforo en la celebración de la misa solemne en el Santuario de Meritxell.

La celebración eucarística ha sido presidida por el nuncio apostólico Bernardito Cleopas Auza, que se ha dirigido a los feligreses en catalán y ha agradecido poder participar de la fiesta.

Por su parte, el arzobispo de Urgell y copríncipe de Andorra, Joan Enric Vives, ha agradecido la presencia del nuncio y también ha dado las gracias por la ayuda recibida por parte del copríncipe francés y presidente de la República de Francia, Emmanuel Macron.

Para leer más