El síndic de Andorra pide más esfuerzos a los políticos para evitar una fractura social

Consell General d'Andorra en la Casa de la Vall (sesión de Sant Tomàs)
EUROPA PRESS
Actualizado 22/12/2018 10:10:44 CET

ANDORRA LA VELLA (ANDORRA), 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consell General d'Andorra --parlamento-- ha celebrado este viernes la tradicional sesión de Sant Tomàs, en que el síndic general --presidente--, Vicenç Mateu, ha pedido a los grupos parlamentarios más esfuerzos y más unión para que en Andorra no se produzca una "fractura social" como la que viven países del entorno, ha dicho.

Esta fractura social es fruto del "progresivo empobrecimiento de las clases medias", ha reconocido.

Mateu ha recordado --hablando en primera persona ya que es hijo de inmigrantes-- que Andorra ha destacado siempre por ser "un país de oportunidades para todos, y no solo para unos cuantos", por lo que ha pedido lo mismo para las generaciones actuales.

También ha instado a los políticos a que utilicen la palabra "como una herramienta, no como una arma", y a que aparquen la confrontación electoral para su debido momento, es decir, la próxima primavera cuando se celebren elecciones generales.

El síndic ha recordado que en un mes y medio aproximadamente se disolverá el Consell General pero aún quedan por aprobar 17 proyectos de ley, 5 proposiciones de ley y la modificación del reglamento del Consell General.

En declaraciones posteriores, el presidente del grupo parlamentario de Demòcrates per Andorra, Ladislau Baró, ha admitido que no hay tiempo para aprobar todas las leyes, y que las prioridades tendrían que ser la de la Función Pública, la de la Familia --que regula el Código civil-- y el Presupuesto para 2019.

También en declaraciones posteriores, el consejero y presidente del Partit Socialdemòcrata, Pere López, ha lamentado el poco tiempo para trabajar tanto volumen de textos y ha asegurado que esto está comportando "tensiones" en las comisiones parlamentarias.

El consejero y presidente de Liberals d'Andorra, Jordi Gallardo, ha asegurado que está de acuerdo con la petición de diálogo y trabajo del síndic, pero que también es necesaria la crítica política, porque "es constructiva".

La tradicional sesión de Sant Tomàs se celebra en la Casa de la Vall, el antiguo parlamento, y los consejeros visten para la ocasión el gambeto y el tricornio: la capa y el sombrero que utilizaban sus antecesores.