Barcelona estrena el primer tramo reformado de la calle Pere IV en su lado Besòs

Publicado 02/07/2019 15:08:27CET
Barcelona estrena el primer tramo reformado de la calle Pere IV en su lado Besòs
Barcelona estrena el primer tramo reformado de la calle Pere IV en su lado BesòsEUROPA PRESS

   BARCELONA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Barcelona ha finalizado las obras de reurbanización de la calle Pere IV entre Josep Pla y la rambla de Prim --el primer tramo a reformar de esta calle en su lado Besòs-- y que ha pacificado la vía, dándole prioridad a los peatones, según ha explicado la teniente de Alcaldía Janet Sanz a la prensa.

   La transformación de la calle Pere IV se dividió en cuatro fases: el tramo entre la calle Roc Boronat y Bilbao ya se finalizó en julio de 2017 con un presupuesto de 7,8 millones, mientras que el tramo presentado este martes se inició en mayo de 2018 y ha costado 5,5 millones al consistorio.

   En este sentido, el proyecto de mejora de esta calle aún deberá abordar el tramo central, que queda entre las calles de Bilbao y Selva de Mar, mientras que el tramo que hay entre Selva de Mar y Josep Pla ya se encuentra en fase de ejecución desde junio y se prevé que se termine en octubre.

NUEVA CONFIGURACIÓN

   En el tramo presentado, se ha pasado de la configuración anterior de cuatro carriles de circulación para definir una nueva calzada que incluye un carril bici bidireccional segregado --en el lado montaña--, un carril de circulación de sentido único en dirección Besòs, y un carril de servicios para carga y descarga, aparcamientos y contenedores.

   A diferencia del tramo que se ejecutó entre las calles Bilbao y Roc Boronat, la calzada es totalmente segregada y la distancia entre fachadas es de unos 30 metros de amplitud (en el tramo ejecutado anteriormente era de 20 metros), y en la acera del lado montaña, de 15 metros, se han incorporado parterres con vegetación y zonas de descanso.

DINAMIZAR LA ZONA BESÒS

   La actuación ha incluido la renovación del alumbrado, nuevo mobiliario --bancos, papeleras y aparcamientos para bicicletas--, la adaptación de los pasos de peatones con la semaforización y señalización correspondiente, así como la plantación de 77 nuevos árboles, además de renovar la red de cloacas y crear una red de recogida neumática de residuos.

   Los parterres permanecerán cerrados durante unos meses para que arraigue la nueva vegetación, y también quedará pendiente retirar elementos del antiguo alumbrado, que se llevará a cabo cuando finalicen todas las gestiones con las compañías de suministro eléctrico.

   Sanz ha explicado que continuar este proyecto por el lado Besòs quiere contribuir a dinamizar los barrios de la zona, revitalizar el patrimonio industrial y la identidad histórica con nuevos usos para actividades económicas sociales y cooperativas, y ha añadido que las mejoras también deberán tener nuevos equipamientos, aún por proyectar.

Barcelona Economies



A LA XARXA