28A.- Batet recoge avales para ser número uno por Barcelona y no descarta incluir a Borrell

La ministra de Política Territorial y Administración Pública, Meritxell Batet
EUROPA PRESS
Actualizado 25/02/2019 17:59:59 CET

Apuesta por el diálogo dentro de la Constitución y por una consenso en Cataluña frente al referéndum

BARCELONA, 25 (EUROPA PRESS)

La ministra de Política Territorial y Administración Pública, Meritxell Batet, ha afirmado este lunes que ya está recogiendo avales para ser número uno del PSC por Barcelona en las elecciones generales del 28 de abril y no ha descartado que en su lista pueda incluir al ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Lo ha dicho al ser preguntada por si compartiría su lista con el ministro, en la conferencia-coloquio de Barcelona Tribuna organizada por 'La Vanguardia', Asociación Española de Directivos (AED) y Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País.

La ministra ha recordado que ella ya ha anunciado su candidatura y ha añadido: "Todo lo que sea enriquecerse será bienvenido. Borrell tiene una trayectoria envidiable. Por lo tanto, la sintonía y la complicidad con él son absolutas".

En su intervención ha explicado que el Gobierno quiere continuar afrontando los retos de país "como ha hecho en los ocho meses" en los que el PSOE ha estado al frente de Ejecutivo, como las transiciones energética y ecológica, y la igualdad entre hombre y mujeres.

Para Batet, España está "en un encrucijada" en la que tiene que decidir el modelo económico, social y territorial que quiere, y ha asegurado que los socialistas están dispuestos a abordar de lleno esos asuntos.

Así, se ha comprometido con la justicia social y con cohesionar a la sociedad con un Estado "que no deje a nadie atrás" apostando por un modelo económico tradicionalmente socialdemócrata de crecimiento y redistribución; un modelo que ha contrapuesto a los de la derecha, que ha definido como aquel que trata de competir globalmente a través de reducir salarios.

Una de las características que ha destacado del Gobierno que quiere volver a reeditar tras los comicios es su capacidad de "diálogo y empatía, de escuchar y entender las razones del otro" para afrontar la crisis territorial por la que pasa España.

"Este Gobierno vino con determinación y mirando de frente al problema. No negamos el problema detrás de una soflama patria", ha afirmado, y ha defendido que una crisis política solo puede ser resuelta desde la solución política.

"DIÁLOGO O DIÁLOGO"

Por eso, Batet ha sostenido que para solventar el conflicto político en Cataluña solo caben "dos opciones: o el diálogo o el dialogo; o aplicamos el diálogo, o aplicamos el diálogo".

"Podemos buscar excusas, y dilatarlo, pero acabaremos en el mismo sitio", ha zanjado y ha concretado que ese diálogo requiere de la definición de un marco que debe incluir el respeto y el reconocimiento del interlocutor.

Otro de los puntos que debe recoger ese marco es "el respeto a las reglas del juego que tiene el sistema democrático, que son muy claras y que han sido aprobadas por parlamentos democráticos".

Por último, ha explicado que para llegar a una solución se requiere una "voluntad real de diálogo" por todas las partes para construir un acuerdo en base a consensos" y ha recordado que sentarse en una mesa planteando propuestas a sabiendas que el interlocutor no las aceptará, es otra manera de negar el dialogo.

"El sistema constitucional y estatutario español tiene mecanismos y capacidad para dar respuesta. Por eso, durante estos 8 meses hemos desplegado una llamada 'Agenda de normalidad'" para establecer una normalidad institucional que Batet afirma que hace tiempo que no se producía --motivo por el cual pusieron en marcha las reuniones bilaterales--.

Ha afirmado que esas reuniones han sido "útiles" ya que la Generalitat ha regresado a espacios de trabajo para elaborar estrategias conjuntas a las que antes no acudía.

Ha insistido en que "la Constitución no impone la política autonómica del PP, si no que permite diferentes acercamientos a la política autonómica, que vayan más allá de la impugnación y el conflicto" que ha atribuido a los partidos de derechas.

Ha apostado por un proyecto que dentro del marco de la Constitución aborde el autogobierno con un incremento de las competencias, pero lo ha supeditado a que, primero, haya un consenso en Cataluña sobre un proyecto que, más tarde, se pueda someter a voto.

Preguntada por el rechazo de los socialistas a la realización de un referéndum de independencia en Cataluña ha argumentado que el reglamento jurídico no lo permite y ha añadido que "el referéndum no es una apuesta para solucionar nada, porque desempatar no es una solución".

"Lo que puedes someter a voto es el acuerdo al que llegan los partidos políticos, que seguramente no provocará suficiente satisfacción a nadie, pero contarnos, nos hemos contado muchas veces. Pasemos de contarnos a construir consensos", ha zanjado reivindicando de nuevo el diálogo.

Batet ha sido presentada por el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, que ha destacado la voluntad de "diálogo y de entendimiento" de la ministra; ha afirmado que es una catalanista y una federalista convencida y que es la opción a escoger en las elecciones ante quien es incapaz de aprovechar el potencial catalán.

Al acto ha asistido el expresidente de la Generalitat, José Montilla; el secretario de Estado de Política Territorial, Ignacio Sánchez Amor; el secretario de Estado de Función Pública, José Antonio Benedicto; el candidato del PSC al ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni; el exministro socialista Narcís Serra; el director general de la Fundación bancaria La Caixa, Jaume Giró y el presidente del Grupo Godó, Javier Godó, entre otros.

Contador