21 de febrero de 2020
 

65 detenidos de una banda que estafó medio millón a extranjeros con 'phishing'

Publicado 02/03/2015 11:29:05CET

BARCELONA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 65 miembros de una organización, dirigida desde Rumanía y con centro de operaciones en Barcelona, por estafar mediante 'phishing' (estafa vía Internet) medio millón de euros a víctimas extranjeras, ha informado este lunes el cuerpo en un comunicado.

La banda, compuesta por ciudadanos rumanos y españoles, obtenía los datos bancarios de cuentas situadas en países extranjeros para hacer después transferencias ilícitas a otras abiertas en España.

Una vez que el dinero era transferido a España era retirado por medio de 'muleros' para posteriormente trasladarlo a Rumanía, bien personalmente o a través de empresas de envío de efectivo.

Entre los arrestados, se encuentra el líder de la organización en España, que percibía el 30% de los beneficios que obtenían con esta actividad delictiva, y hasta el momento hay identificadas 171 víctimas de distintas nacionalidades.

Todos debían dar cuenta sistemática de cada movimiento bancario ejerciendo un férreo control sobre los muleros, sometidos a amenazas constantes por parte de los supervisores.

Si alguno trataba de huir con el botín, varios miembros de la organización llegaban a desplazarse a nuestro país para recuperarlo, empleando distintos medios de coacción incluso armas de fuego.

INICIO DE LA INVESTIGACIÓN

La investigación comenzó en marzo de 2013 a raíz de la denuncia presentada por una entidad bancaria que alertaba del uso de tarjetas falsificadas de su entidad para realizar pagos fraudulentos en comercios de la provincia de Barcelona, aunque la red también operaba en Jaén, Alicante, Valencia y Castellón.

Por otro lado, la Guardia Urbana de Cornellà de Llobregat informó a los investigadores de la existencia de un grupo de delincuentes habituales que, al perecer, se dedicaban a la clonación de tarjetas de crédito y a la extracción en cajeros automáticos de efectivo procedente de transferencias ilícitas.

Una vez creado un equipo conjunto entre ambas policías, los agentes constataron la participación en estos hechos de 74 personas que operaban desde España; formaban parte de un entramado bien organizado en el que los dirigentes, ciudadanos rumanos, actuaban desde su país de origen y repartían las ganancias al 50% con la rama española de la organización.

Para leer más