Barcelona duplica hasta 400 las plazas de alojamiento para personas sin hogar en los días más fríos

Albert Sales, Laia Ortiz y Mon Rovira
EUROPA PRESS
Publicado 26/11/2018 13:08:09CET

BARCELONA, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barcelona activará este invierno la Operación Frío para personas sin hogar con un total de 400 plazas de alojamiento, lo que supone doblar las 200 plazas de este tipo que han funcionado, y que se suman a las 2.130 de la Xarxa d'Atenció de Persones Sense Llar (XAPSLL).

La teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, ha explicado que, de ser necesario, se activarán más plazas y el consistorio proporcionará refugio a todas las personas que lo requieran: "Habrá alojamientos provisionales para situaciones de frío en distintas zonas de la ciudad".

La Operación Fred tiene una primera fase cuando las temperaturas bajan a cerca de los cinco grados, por lo que se activan 75 plazas del Centre d'Estades Breus (CEB) situado en el Centre d'Urgències i Emergències Socials de Barcelons (CUESB), y cuando se alcancen los cero grados se abrirán 325 plazas más.

Estas 325 plazas se dividen en: 150 en un equipamiento escolar en desuso en el distrito de Sant Martí; 100 en un equipamiento de Sarrià-Sant Gervasi; 30 plazas para mujeres en el distrito del Eixample, 25 en el mismo CUESB y 20 plazas más en un recurso residencial en Sarrià-Sant Gervasi.

Además de la Operació Fred, Ortiz ha detallado que el Ayuntamiento continúa trabajando en el despliegue del Pla de Lluita contra el Sensellarisme 2016-2020, por lo que, además de las 400 plazas adicionales en invierno, seguirán funcionando las 2.130 plazas diarias que forman parte de la XAPSLL.

Un total de 1.346 de estas plazas son municipales, que han aumentado un 29% desde 2015, y el presupuesto municipal también ha crecido también un 29%, de los 27 a los 35 millones de euros: "Es importante hablar de cómo damos respuesta y de cómo combatimos las causas".

Como parte de este plan, el Ayuntamiento licitará nuevos contratos de gestión del programa Primer la Llar, que por primera vez, permitirá llegar al centenar de viviendas y que supondrá que la gestión social se desvincule de la provisión de vivienda, ya que, según el consistorio, un único contrato complica la gestión y contamina el seguimiento social de las personas atendidas.

La parte de vivienda se licitará a través del Institut Municipal de l'Habitatge (IMHAB) y la parte social a través del Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS), y para la provisión de este acompañamiento socioeducativo del programa y de las 68 viviendas --50 del programa municipal y 18 más de la entidad Rais-- el consistorio destinó 1,07 millones de euros.