Actualizado 16/01/2007 16:27 CET

Barcelona implantará en marzo un sistema público de alquiler de bicicletas

Habrá penalizaciones si el uso continuado supera las dos horas

BARCELONA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ciudad de Barcelona empezará a implantar el próximo 23 de marzo un sistema público de alquiler de bicicletas, para que los ciudadanos puedan hacer pequeños recorridos por el centro de la ciudad y completar sus recorridos en autobús o en Metro.

El nuevo servicio, gestionado por la empresa Barcelona Serveis Municipals (B:SM) y que se ha adjudicado mediante concurso público a la empresa ClearChannel, ya funciona con éxito en varias ciudades europeas, como Estocolmo (Suecia), Lyón (Francia) y Oslo (Noruega).

El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, destacó que el sistema pretende "aumentar los usuarios de la bicicleta en días laborables" --actualmente 40.000-- y para "realizar recorridos en el interior de la ciudad, desvinculados del ocio de los fines de semana".

El objetivo es que los usuarios "hagan pequeños recorridos en bicicleta para combinarlo con desplazamientos a pie y en transporte público", aseguró Hereu, quien señaló que se trata de profundizar en la filosofía de "intermodalidad".

El nuevo sistema funcionará con un sistema de tarjeta de abono personal. Los usuarios podrán alquilar la bicicleta en puntos de entrega y de recogida --con capacidad para 15 bicicletas-- que se situarán cerca de estaciones de Metro y aparcamientos municipales.

ABONOS.

Los abonos, que a partir del próximo julio serán semanales --al precio de 1 euro-- o anuales --24 euros-- dan derecho a utilizar estas bicicletas por espacios de 30 minutos sin ningún cargo para el usuario y todas las veces que sean necesarias al día, apuntó el concejal de Seguridad y Movilidad, Ferran Julián.

Si en un sólo desplazamiento se supera la media hora, se prevé cargar al usuario con tasas de 0,30 euros por cada tramo de 30 minutos, hasta un máximo de dos horas. En el caso de que se superen estas 2 horas, "el usuario será penalizado", señaló.

3.000 BICICLETAS A FINALES DE AÑO.

La primera fase del sistema se iniciará el próximo 23 de marzo con la salida a la calle de las primeras 200 bicicletas, distribuidas en 15 estaciones de Ciutat Vella y el Eixample. A partir del 1 de mayo, se ampliará hasta las 1.500 bicis y al centenar de estaciones.

A finales de año, el sistema contará con 3.000 bicicletas ubicadas en 200 estaciones y situadas también en Horta, Les Corts y Sant Andreu. Hasta el 1 de julio, para promocionar esta iniciativa, el Ayuntamiento ofrecerá un abono anual al precio de 6 euros, pero a partir de entonces, el precio de los abonos será más elevado.

FINANCIACIÓN CON LOS EXCEDENTES DEL ÁREA VERDE.

Este proyecto, que costará 2,2 millones de euros cuando se hayan implantado las 1.500 bicicletas y 4,4 millones cuando a finales de este año ya estén a disposición 3.000 bicicletas, se financiará "con los excedentes del área verde de aparcamiento", aseguró Julián.

La intención es que este sistema no tenga un uso de ocio ni turístico, sino para uso de los barceloneses que hacen recorridos diarios. "La experiencia demuestra que en otras ciudades, como Oslo o Estocolmo, este uso turístico no se da", apuntó el edil.

Las bicicletas, que no incluirán publicidad, tendrán una imagen distintiva de la ciudad de Barcelona, cuentan con un cambio de marchas de tres velocidades, un chip de identificación del usuario y con piezas que no son compatibles con el resto de bicicletas, para evitar la reventa.