Actualizado 08/01/2014 12:29:41 +00:00 CET

Barroso responde que la consulta es un asunto español

Presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso (Archivo)
Foto: Europa Press

Bruselas no se pronunciará sobre la legalidad de la consulta porque no tiene competencias

BRUSELAS, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, ha respondido por carta al de la Generalitat, Artur Mas, que no tiene competencias para pronunciarse sobre la consulta soberanista del 9 de noviembre.

   Considera que un asunto interno español, y le ha reiterado que Catalunya quedaría automáticamente fuera de la UE si se independiza, según ha explicado el portavoz de la CE, Olivier Bailly.

   En una respuesta de seis líneas en inglés, contesta así a la misiva que Mas le envió en diciembre a él y a los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países de la UE, solicitando apoyo para la consulta soberanista, y en primer lugar agradece a Mas su carta "sobre los últimos acontecimientos políticos en Catalunya".

   "No es mi papel, ni el papel de la Comisión expresar una opinión o respaldar una cuestión de organización interna relacionada con las disposiciones constitucionales de los Estados miembros", prosigue la misiva.

   "Por lo que se refiere a las consecuencias de esta cuestión en cuanto al derecho de la UE, le recuerdo mi posición, que yo mismo y varios miembros de la Comisión hemos expresado en varias ocasiones", concluye la carta, en referencia a la salida automática de Catalunya de la UE si se independiza, sobre la que han avisado también los comisarios de Competencia, Joaquín Almunia, o Mercado Interior, Michel Barnier.

   Tras esta respuesta a Mas, la CE continuará siguiendo la situación en Catalunya durante los próximos meses, pero mantendrá su postura de no inmiscuirse en lo que considera un debate interno, según ha explicado Bailly, que ha pedido que "se respete nuestro papel".

   "Desde un punto de vista político o jurídico, este es un asunto que corresponde a las autoridades españolas y un debate que debe producirse en España", ha resaltado el portavoz del Ejecutivo comunitario.

   "No entraremos en el debate sobre la legalidad de cualquier consulta o referéndum porque las reglas que se aplican a esta situación son las de España y no hay nada en los Tratados de la UE que nos dé autoridad para expresar una opinión sobre eso", ha insistido Bailly.

   "Para respetar lo que está pasando en España, tenemos que mantener nuestro papel, y nuestro papel no es comentar sobre esta situación", ha zanjado.

RESPUESTA ESCRITA ANTERIOR

   En su última declaración sobre Catalunya --que data del 20 de noviembre y es una respuesta escrita al eurodiputado de CiU Ramon Tremosa--, el presidente de la CE volvió a dejar claro que quedará fuera de la UE si se independiza.

   "La UE se basa en los Tratados, aplicables únicamente a los Estados miembros que los han aprobado y ratificado. Si una parte del territorio de un Estado miembro dejase de ser parte de ese Estado para convertirse en un nuevo Estado independiente, los Tratados ya no serían aplicables en dicho territorio", explicó Barroso.

   "En otras palabras, un nuevo Estado independiente, por el hecho de alcanzar la independencia, pasaría a convertirse en un tercer país con respecto a la UE y los Tratados dejarían de ser aplicables en su territorio", resaltó.

   Si una Catalunya independiente deseara formar parte de la UE --añadió--, debería pedir la adhesión, que debe ser aceptada "unánimemente" por los 28 Estados miembros y sometida a la ratificación de todos los Estados miembros y del Estado candidato.