Las bicicletas no podrán circular por la acera a partir del martes en Barcelona

Carril Bici
Europa Press - Archivo
Publicado 29/12/2018 9:59:35CET

BARCELONA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La moratoria que permite a las bicicletas circular por las aceras de Barcelona terminará este martes al empezar enero, después de que se haya renovado y ampliado la red de carriles bici, que ha superado los 200 kilómetros de infraestructura.

"Hasta ahora, se podía circular por las aceras excepto en las más estrechas, y en cambio ahora, le damos la vuelta", ya que no se podrá circular en las aceras a no ser que tengan más de cinco metros de ancho, ha resaltado el director de Servicio de Movilidad de Barcelona, Adrià Gomila.

Durante los primeros días, la Guardia Urbana avisará a los usuarios de la normativa y no los sancionará --excepto las conductas más graves--, y se reforzará la campaña informativa y los informadores en la calle, tras lo que sí se iniciarán las denuncias, más adelante en enero.

Los ciclistas sí podrán circular por la acera si tiene más de cinco metros de ancho y tres de paso libre --siempre que no haya un carril bici--; entre las 22.00 y las 7.00 horas si es de más de 4,75 metros --lo que permitirá circular por aceras del Eixample por la noche--; si se acompaña a un menor de 12 años, y en los casos en los que el carril bici esté situado encima de la acera.

"El cambio que tenemos que hacer todos es que de forma mayoritaria no se puede ir por las aceras de Barcelona en bicicleta", ha resaltado Gomila, que ha dicho que puede prohibirse tras haber ampliado la red de carriles bici --el 90% de la población dispone de uno a menos de 300 metros de su hogar, según el consistorio--.

Sumando los carriles bici y las vías ciclables --calles 30 y plataformas únicas--, la movilidad ciclista cuenta con cerca de 1.000 kilómetros en la ciudad, y los ciclistas también pueden desplazarse por cualquier calzada.

SANCIÓN DE 100 EUROS

La sanción por circular por las aceras es leve y de 100 euros --pasa a la mitad si se paga rápidamente--, aunque a esta pueden sumarse otras sanciones --como conducción temeraria--, lo que puede provocar que pase a grave --de 200 euros-- o muy grave --500 euros--, ha señalado Gomila.

El principal objetivo es "evitar los conflictos", que pueden aumentar al crecer el número de ciclistas y al desplazarse por la acera, y con esta medida se veta la veta en la mayoría de estas, ya que la acera estándar de la trama Cerdà y de otros barrios es de cinco metros.

Contador