Buch reconoce que sus declaraciones no fueron "acertadas" pero insiste en actuar contra el 'top manta'

Publicado 26/08/2019 12:05:27CET
El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch.
El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch. - RAC1

BARCELONA, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha sostenido este lunes que las declaraciones que hizo sobre el 'top manta' --opinando que los manteros distraen a los peatones y esto hace que sea "más fácil" que los carteristas cometan hurtos-- no fueron acertadas, pero ha insistido en actuar contra la venta ambulante.

"Seguramente no puse el mejor ejemplo. Cuando alguien no ha sido acertado lo que debe hacer es decirlo y pedir disculpas. Pretendí poner un ejemplo", ha reconocido en una entrevista a Rac1 recogida por Europa Press.

Aunque ha añadido que "nos guste o no nos guste, la venta ambulante en la vía pública está prohibida"- y ha insistido en que lo que debe hacer la policía es actuar.

Preguntado sobre si haría una petición al Congreso para modificar la Ley de Extranjería para facilitar la legalización de los migrantes, ha respondido que hay respuestas más allá de modificar leyes, como el hermanamiento entre ciudades.

"Ante un hecho que sucede, tenemos que ser hábiles para buscar soluciones. Si hay personas extranjeras que residen en nuestro país y que tienen trabajo, hay que acogerlos. Buscar la manera y hacer que se sientan más catalanes o igual de catalanes, y cómo aprender de ellos" ha opinado.

DELINCUENCIA

Preguntado por la reincidencia de delincuentes, ha dicho que apuesta por la modificación del Código Penal, y dar herramientas suficientes a los jueces para que puedan apartarlos, con prisión, prisión preventiva o alejamiento de espacios.

Así, ha propuesto que carteristas de Barcelona tengan que estar alejados de estaciones de Metro: "Ponérselo difícil. Que no parezca que es impune cometer según qué delitos", ha agregado.

Ha apostillado que se debe diferenciar entre dos tipos de delincuentes: los que escogen delinquir como forma de vida y los que "no tienen otro remedio porque no pueden comer".

"Son colectivos muy diferentes. Hay que trabajar socialmente y no policialmente", ha dicho en referencia a los segundos.

Y sobre aumento de homicidios en Barcelona ha apuntado: "La gran mayoría de personas se conocen y forman parte de ajustes pendientes. No es que yo vaya por plaza Catalunya y peligre mi vida. Son casos aislados".

Para leer más