Publicado 26/02/2021 14:07CET

La Cámara de Barcelona perdió 477.000 euros en 2020 tras destinar más de un millón a ayudas

Archivo - Casa Llotja de Mar
Archivo - Casa Llotja de Mar - EUROPA PRESS - Archivo

El pleno ha aprobado el Presupuesto para 2021, dotado con más de 24 millones

BARCELONA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Barcelona ha cerrado el ejercicio 2020 con pérdidas en el resultado contable de 477.000 euros "tras destinar más de un millón de euros de recursos propios a apoyar a las empresas en crisis" y ha aprobado su presupuesto anual para 2021.

Las pérdidas suponen la mitad de las aprobadas en el Pleno el mes de junio, lo que la cámara atribuye a "los buenos resultados operativos de 392.000 euros", ha informado este viernes en un comunicado.

Los ingresos de 2020 ascendieron a 19,6 millones de euros, de los que la organización destaca la partida de 8,5 millones provenientes de programas europeos (FEDER y FSE) que la cámara invirtió en el plan 'Levanta tu Negocio', junto a los fondos aportados por la Generalitat.

875.000 EUROS PARA LA ACTIVACIÓN ECONÓMICA

El ente cameral ha explicado que los fondos propios reflejados en el balance de situación de 43 millones de euros y la tesorería de nueve millones de euros "reafirman la solidez patrimonial de la corporación".

El Presupuesto de 2021 aprobado por el Pleno de la Cámara "por mayoría absoluta" supera los 24 millones de euros y destina más de 875.000 euros a proyectos de activación económica sin contraprestación económica y con la aplicación de 300.000 euros de fondos propios.

El nuevo presupuesto también prevé un crecimiento de los ingresos por servicios del 20% gracias a la creación de nuevas líneas de servicios --como en digitalización, internacionalización, proyectos europeos e innovación-- y al impulso territorial.

IMPULSO DE LOS TRÁMITES DIGITALES

La Cámara de Barcelona ha destinado cerca de 10 millones de euros a actuaciones destinadas a paliar la crisis derivada de la Covid-19 en 2020.

Sin embargo, ha sufrido un "impacto importante" en el desarrollo de los servicios que presta y, especialmente, en los ingresos derivados de la explotación de La Llotja de Mar, ya que a partir del mes de febrero se cancelaron todos los actos empresariales que estaban comprometidos.

Por último, ha concluido que la situación de confinamiento vivida a lo largo del año "ha supuesto un impulso de los servicios no presenciales que la cámara pone a disposición de las empresas", como es el caso de los trámites digitales o la formación en línea.