Actualizado 23/09/2009 20:58:40 +00:00 CET

Carulla insta en el pregón de La Mercè a homenajear el teatro catalán de posguerra

BARCELONA, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las actrices Montserrat Carulla y Vicky Peña, madre e hija, dieron hoy el pistoletazo de salida de la fiesta de La Mercè de Barcelona 2009, que se celebrará hasta el domingo, con una evocación de la ciudad en el siglo XX y una reivindicación: debe homenajearse a los actores que lucharon para normalizar el teatro catalán tras la Guerra Civil.

En el Saló de Cent del Ayuntamiento, Carulla consideró que es triste que no haya ningún recuerdo de estos actores, escritores, músicos y decoradores que renunciaron a carreras "que podrían haber sido más venturosas", y entre los que citó a Joan Capri, Mario Cabré y Esteve Polls.

Hizo especial referencia a Xavier Regàs, quien en los años sesenta favoreció el estreno de obras de autores como Salvador Espriu y Joan Brossa durante el Cicle del Teatre Llatí. Defendió que la recuperación del teatro catalán empezó a finales de los años 40 y no en los 70, y tuvo un recuerdo para los escenarios desaparecidos de El Calderón y El Español.

A Peña, que mamó teatro desde pequeña, le fascinaba ver actores haciendo el mismo personaje tarde y noche, aunque cada vez era diferente. "Me gustaba mucho que los señores se maquillaran", añadió la actriz, que iba ataviada con la malla típica de la 'pubilla' catalana.

ATRÁS QUEDAN CIRIOS Y TRICORNIOS

Las actrices recordaron la Barcelona de su infancia, de la posguerra, de la nevada del 1962 y del crecimiento en el franquismo, y se preguntaron por su evolución en el futuro. La democracia trajo la libertad, y dejó atrás La Mercè que, según Carulla, era una sucesión de cirios y tricornios, "un fiel reflejo del ambiente gris y la mediocridad de una dictadura".

Carulla afirmó que todos los barceloneses son inmigrantes y "llevan barro y un poco de la última cosecha pegado en los zapatos, y trocitos de cielo llenos de estrellas". Madre e hija destacaron las azoteas, desde las que se podían ver las estrellas, y compararon su paso por la escuela. Carulla fue a una de monjas, quienes no le ayudaron a tener "una especial vocación religiosa", ironizó.

El alcalde, Jordi Hereu, dijo de las dos pregoneras que son "dos grandes figuras de la escena catalana", y recibieron una gran ovación de las cerca de 800 personas que llenaron el Saló de Cent y las salas adjuntas habilitadas para que escuchasen el pregón.

El alcalde afirmó que la capital catalana celebra la fiesta de 2009 "con la misma ambición de siempre" pese a ser "un año no muy fácil" por la crisis. Deseó a los barceloneses que disfruten de ella, que consideró como una de las grandes expresiones de la ciudad, y que este año la forman 600 actividades.

Además de Hereu, concejales y representantes institucionales, entre los asistentes había el ex alcalde y ex presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y algunos actores de teatro, como Carme Sisa, Jordi Banacolocha, Lluís Pasqual, Francesc Orella y Vicenta N'Dongo.

Después de que Hereu diese por empezada la fiesta, la corporación municipal se dirigió al balcón del Ayuntamiento, en la plaza Sant Jaume, donde empezaron los actos.

Entre los barceloneses que aguardaban en la calle había vecinos del Parque del Escorxador contrarios a la construcción de un parque de Bomberos, y se oyeron consignas de 'Hereu especulador'. Otros pedían la absolución del barcelonés Jona, que se enfrenta a ocho años de prisión por haberse manifestado contra la especulación urbanística en Ciutat Vella.