Publicado 23/06/2021 14:47CET

El ciclo Sala Barcelona ofrecerá conciertos en salas y el Castell de Montjuïc este verano

Cartel del ciclo Sala Barcelona
Cartel del ciclo Sala Barcelona - SALA BARCELONA

Mujeres, Joan Colomo, Tori Sparks y El Último Vecino forman parte del cartel

BARCELONA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ciclo Sala Barcelona, un proyecto impulsado por la Associació de Sales de Concerts de Catalunya (Asacc) y el Institut de Cultura de Barcelona (Icub), ofrecerá conciertos en las salas de la ciudad y el Castell de Montjuïc durante los meses de julio y agosto.

Según han explicado en rueda de prensa este miércoles la gerente de Asacc, Carmen Zapata, y el delegado de Derechos Culturales del Ayuntamiento de Barcelona, Dani Granados, se han programado cerca de 50 actuaciones en directo, la mayoría de ellos en las salas de conciertos y 17 en el Castell de Montjuïc.

Así, por un precio de entre 10 y 18 euros, el público podrá asistir durante el mes de julio a los conciertos de las salas que participan en el proyecto, y de jueves a domingo del mes de agosto a los conciertos al aire libre en el Pati d'Armes del Castell de Montjuïc, con un aforo máximo de 400 personas.

El cartel será "tan ecléctico como las salas de la ciudad", con conciertos que van desde el metal hasta el tecno-pop, el soul o el funk, en palabras de Zapata.

Mujeres, El Último Vecino, Joan Colomo 'La Radiofórmula', Niña Coyote eta Chico Tornado, Futuro Terror, Kokoshca y Conttra son algunos de los grupos que tocarán en el Castell de Montjuïc.

Xavier Calvet, Alba Carmona + Sol Escobar, Le Nais, Les Fourchettes y Tori Sparks forman parte del cartel de las salas que participan en el proyecto, que son El Paraigua, Freedonia, Garage 442, La Deskomunal, La Nan, Marula Café, Meteoro, Milano Jazz Club, Sala Apolo, Sala Barts, Sala Bóveda, Sala Taro, Sala Upload, Sidecar, Sinestesia, Taller de músics 24, Vol y Wolf.

DAR VISIBILIDAD Y APOYO A LAS SALAS

Tras una segunda edición "fallida" por la pandemia, el proyecto busca dar visibilidad y apoyo al tejido de las salas de concierto de la ciudad y facilitar el acceso a la cultura a precios populares.

También tiene por objetivo reactivar los conciertos y generar actividad entre los agentes más frágiles de la cadena de la música en directo, así como hacer de "agente vertebrador" entre todos los agentes que forman parte de la creación de un concierto.

Cuentan con una inversión de 296.450 euros --200.000 son aportados por el Icub y el resto procede del taquillaje y el patrocinio--, para posibilitar que se programen conciertos cuando las restricciones de aforo y las medidas sanitarias en las salas hacen que en su mayor parte sean "inviables".

Todos los conciertos serán con el público sentado, y las adquisiciones de entradas que se hagan en la misma compra --con un máximo de seis personas-- podrán acomodarse juntas en mesas y sillas del espacio siempre que lleguen juntas.