Actualizado 30/05/2008 15:32 CET

CiU acusa a ERC y PSC de "castigar" a sus ayuntamientos en el reparto de las ayudas de la Diputación de Lleida

LLEIDA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

Los diputados convergentes de la Diputación de Lleida Antoni Balasch, Salvador Bordes y Gerard Serra acusaron hoy al equipo de gobierno de la corporación provincial, formado por ERC y PSC, de "castigar" a los ayuntamientos de CiU en el "reparto de las ayudas". Bordes, ex alcalde de Cervera, calificó de escandaloso el sectarismo del equipo de gobierno a la hora de gestionar los fondos públicos.

"Convergència i Unió gobierna en 110 municipios de los 231 de la demarcación, un 48% de los ayuntamientos que reciben sólo el 17% de las subvenciones directas que concede la Diputación de Lleida, mientras que PSC y ERC gobiernan 108 consistorios, el 47% y tienen la suerte de que sus ayuntamientos reciban más del 80% de las ayudas a dedo de la Diputación", afirmó Bordes.

Según las cifras facilitadas por CiU, que los tres diputados aseguran que pueden conseguirse en la página web de la Diputación, los ayuntamientos de CiU han recibido en el actual mandato 174.500 euros. El PSC con un 25% de los consistorios ha logrado el 35% de las ayudas que se elevan a 359.368 euros. ERC, partido del presidente Jaume Gilabert con un 22% de los ayuntamientos tiene el 35% de las ayudas, 466.074 euros. Los populares con el 1% de consistorios han tenido el 0,4% de las ayudas, 4.000 euros y los independientes que representan el 4% un 2% de ayudas equivalente a 21.000 euros.

"Los municipios que más dinero han recibido son los de ERC", afirmó Bordes que citó los ayuntamientos de "Castell de Mur, Guissona, Puigverd de Lleida y Serós que es el municipio estrella". Este municipio, que tiene como alcalde al diputado republicano Gabriel Pena ha recibido seis ayudas.

Gerard Serra, alcalde de Alcarràs, criticó que responsables de la Diputación están enfrentando a algunas entidades municipales con los alcaldes convergentes "diciéndoles que pidan ellos directamente ayudas, poniéndoles prácticamente la pistola en el cuello para que no vayan a ver al alcalde".

Por su parte, el diputado Antoni Balash criticó lo que denominó "contradicción" entre la austeridad que planteaba el presidente de la Diputación al inicio del mandato y la contratación de más cartos de confianza y denunció que muchos pueblos convergentes tienen aprobadas ayudas desde hace tiempo que no llegan por falta de alguna firma, un problema del que haremos seguimiento".

También criticó Balasch la actitud de Gilabert en el último pleno en el que, en palabras del convergente "no dejó defender la moción de CiU sobre el Museo Diocesano", actitud que no corresponde a ninguna actitud democrática". Al referirse a la cuestión del Museo Diocesano, Salvador Bordes dijo que Gilabert se salta todos los protocolos y hace lo que quiere".